El último dragón, de Gustavo Roldán

Por: Alejandra Moglia

El último Dragón

El dragón pegó dos aletazos y levantó vuelo. El sapo se tapó la cabeza con las patas. Los árboles se doblaron hasta el suelo con el viento y la sombra del dragón hizo una noche oscura en el monte.

Gustavo Roldán

Roldán, Gustavo. El último dragón. Buenos Aires, Norma, 2011

Algunos ya conocemos a Don Sapo gracias a Gustavo Roldán y sabemos muy bien lo mucho que le gusta contar historias pero nunca sabemos si son verdaderas, parecen más de mentirita que de verdad aunque Don Sapo sabe muy bien cómo contarlas y cómo convencernos .

Al leer El último dragón cualquiera podría imaginar que se trata de otra de las mentiras y exageraciones de Don Sapo y, sin embargo, a través de los relatos, los animalitos del monte y los lectores nos venimos a enterar que no miente y el último Dragón existe, nació de un huevo enorme y pasó su infancia con su papá, es decir Don Sapo, quien estaba allí cuando él rompió el cascarón. Ahora ya joven y fuerte  –luego de haber vivido muchas aventuras propias de un dragón-   vuelve a visitarlo y también a despedirse de él por un tiempo porque tiene sueños que cumplir, un futuro por delante y una dragona que lo espera del otro lado del mundo, allá muy lejos.

En este libro aparecen los animales del monte chaqueño como el quirquincho, la lechuza, la vizcacha, la cotorra, las iguanas, el yacaré, el yaguareté, el tapir, el piojo, el zorro, el oso hormiguero y no falta don elefante.

Como en toda la narrativa de Roldán, en los relatos prevalece la oralidad, el sentido del humor y la poesía que aporta belleza, ternura y hasta cierta melancolía.  Se narra en forma preciosa y divertida la vida del monte,  el viento, el silencio, la naturaleza .

Cada uno de los animales interpreta su propio carácter y el de los humanos, dando lugar a la aventura, la gracia, los chismes, las envidias, los enojos fogosos, algún que otro merecido por allí a quien anda con habladurías, los miedos, alguna vanidad, la alegría de vivir en ese monte tan querido.

Un libro para releer siempre, y amarlo.

Las ilustraciones son de Manuel Purdía.

Sobre Gustavo Roldán

Entre idas y vueltas, siempre vuelvo a Huckleberry Finn, Sandokán, todo Jack London, Las 1001 noches, La isla del tesoro. Porque esos libros me ayudaron a crecer, a imaginar, a pelear contra los perversos y contra el miedo, a defender la dignidad, a resistir, a volar. Porque me dijeron, antes de que aprendiera nada de política, que era posible cambiar el mundo. Cualquiera que aprenda a volar puede resistir.

 Gustavo Roldán, Autobiografía.

 Gustavo Roldán nació en Sáenz Peña, provincia del Chaco (Argentina) en 1935.

Es Licenciado en Letras Modernas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Córdoba.

Es escritor, se desempeñó como periodista y docente, y actualmente realiza talleres y encuentros con chicos tanto en escuelas como en bibliotecas.

Durante el año pasado visitó distintas provincias,  por ejemplo, se presentó en escuelas de Formosa, y también de Trelew y del Valle Inferior del Rio Chubut. En Chubut fue uno de los conferencistas del 6to. Congreso Provincial de Educación y, entre otros temas, se refirió a la relación entre los niños, los libros y la escuela. En esa oportunidad dijo:

Desconfiar de su capacidad es desconfiar de la inteligencia, de la sensibilidad del otro. Y desconfiar de la capacidad de la palabra es, en última instancia, desconfiar de nosotros mismos. Podemos desconfiar de nosotros mismos pero, si jugamos en serio, las palabras siempre van a alcanzar. Sobre todo lo que hay detrás de las palabras. (En: Ministerio de Educación de la Provincia de Chubut)

Gustavo Roldán ha participado con colaboraciones en las revistas infantiles Humi y Billiken, ha sido Jurado del Premio Casa de las Américas (La Habana, Cuba), en 1989. Además, participa en charlas  y conferencias sobre LIJ.

 También es carpintero y aprendiz de mago.

Ha recibido numerosas distinciones por su obra desde el Primer Premio Concurso Nacional de Cuentos, en Cosquín, Pcia. de Córdoba en 1969 como, por ejemplo, el Premio al Mérito (Obra Total) de la Fundación Konex (1994), el Premio Destacados de ALIJA 1999, Rubro “Libro Total”, por Dragón, y el Premio Pregonero de Honor del año 2002.

Cuando se le pregunta cómo comenzó a escribir para chicos cuenta que en realidad fue porque sus hijos, ya grandes, le preguntaron por qué no escribía aquellos cuentos que les contaba a ellos de niños, que eran cuentos que se los habían contado a él y luego otros que inventó. Como no los recordaba  como para escribirlos, sus hijos se los contaron nuevamente y así pudo llevarlos al papel. Se divirtió, envió su libro a un concurso en México y ganó el primer premio. (Ver Audiovideoteca y Sudestada)

Con la llegada de la democracia entró en Colihue para dirigir colecciones de libros para chicos.

Su obra recupera la oralidad, recreando cuentos populares y otros inventados por él. Sus personajes son en general animales del monte chaqueño, del campo y la ciudad. Susana Izcovich señala:

En la búsqueda de la recuperación, reelabora relatos populares y otros de su propio imaginario, imprimiendo a sus personajes ciertos valores prototípicos de la otra cultura, la no oficial. Por eso aparecen todos los animales que conocen los chicos del campo, del monte y algunos de la ciudad: el zorro, el sapo, el tatú, el coatí, la paloma y los pequeños bichos colorados, pulgas y piojos también.  (Ver: Imaginaria)

Acerca de los animales, Roldán dice en una entrevista que le realizó Susana Izcovich:

Son mis amigos de chico. Me crié en el monte con la iguana, el quirquincho, todos los pájaros que estaban alli (…)

Mis animales me servían para contar historias en un mundo lleno de prohibiciones y limitaciones como es el que todavía vivimos hoy. Los animales me daban algún permiso más en ese mundo coartado. (…) Con los animales como  protagonistas se logra algún permiso y como los quiero y los conozco, se prestan para que las cosas ocurran dentro de ese marco, de ese mundo, y yo pueda decir lo que tenga ganas (…). (En: Imaginaria)

Sobre nuestro idioma argentino y la exigencia de las editoriales  señala en la misma entrevista:

Cada país tiene su idioma, sus riquezas y sus pobrezas. Nosotros usamos el “voseo” y otros países latinoamericanos no. Pero es mi lengua. Mi lengua es mi herramienta de trabajo. Puedo trabajar con estas herramientas y no con las ajenas.

Yo me pregunto qué pasa en el mundo de la literatura para chicos. ¿Es que todavía sigue sin encontrar un espacio? A ningún país se le ocurriría cambiar una letra de tango y sin embargo tiene términos imposibles de entender hasta para un argentino. El tango sí se ha ganado un lugar. Tal vez no hayamos ganado aún el lugar de literatura infantil. Un texto se acepta en bloque o no se acepta. Las palabras desconocidas se aclaran al pie de página o con un glosario.

Mchos se han preguntado por qué un dragón en el monte chaqueño. Gustavo Roldán dice:

En el monte no hay una diferencia entre lo cierto y lo imaginario. Cualquier chaqueño va a decir que el lobizón existe y hasta la mayoría lo ha visto de lejos (…).

El paso al dragón es acceder a algo que no había aparecido en mis cuentos. (…) En el monte no había dragones. Yo comencé a conocer dragones por historias librescas y al ir creciendo seguí viendo dragones de oriente, de occidente, dragones chinos, cristianos… Y me fui haciendo amigos de los dragones también. Configuran la síntesis de toda esa otra mitología que para la gene del monte es realidad, como lo son también otros personajes; los desaparecidos del monte, las chicas embarazadas por la siesta al meterse en el monte, personajes que no son de la realidad y producen efectos de la realidad. (En: Imaginaria)

En cuanto a los libros clásicos y de aventuras afirma:

Alguna vez los hombres serios abandonaron los libros de aventuras, como una literatura de segunda categoría, así como abandonaron los juegos, y dejaron ese material para los chicos y los jóvenes, porque entre las cosas serias que debían hacer los hombres, ya no entraba viajar por los mares del Caribe ni correr tantos peligros con Sandokán y los Tigres de la Malasia. (…).

Si los cuentos del mundo comenzaron con el Gilgameth, con un arca repleta de animales, con Ulises y mares poblados de sirenas, y siguieron con caballos voladores y alfombras voladoras y monstruos indescriptibles, bienaventurados los chicos y los jóvenes que heredaron tanta hermosura.

Lástima para los grandes que no la supieron guardar (…). Y se olvidaron -ocupados en esas cosas llamadas importantes- , de seguir buscando la felicidad.

Y de paso también, se olvidaron de querer imponer la justicia y cambiar el mundo. (Leer el artículo completo El día de la aventura en Imaginaria).

Algunos de los libros de Gustavo Roldán son: Proas de amor y mar (1990, Sudamericana), El enamorado no se rinde (Colihue, 1992), Payada del bicho colorado (Colihue, 1993),  Dragón (Sudamericana, 1997), Cuentos del zorro (Sudamericana, 1999), Como si el ruido pudiera molestar (Libros del Quirquincho, 1986, y Norma, 1999), Las pulgas no vuelan (FCE, 2000), El viaje más largo del mundo (SM, 2002),  Cuentos de mundos lejanos (Santillana, 2002), Cuentos con plumas y sin plumas (Sudamericana, 2004), Pájaro de nueve colores (Norma, 2004), Los sueños del yacaré (Alfaguara, 2010), y El último dragón (Norma, 2011),  El último dragón (Norma, 2011), Sapo en Buenos Aires (Alfaguara, 2011).

Las tres dudas del bicho colorado

El viaje más largo del mundo

Audiovideoteca de Buenos Aires. Primera Parte

Audiovideoteca de Buenos Aires. Segunda Parte

Recursos de información

  • Artículos y otros textos

Algunos creen que los titiriteros también mueren. En: Alrededor de Javier Villafañe. Imaginaria.

El día de la aventura, por Gustavo Roldán. En: Imaginaria

La aventura de leer, por Gustavo Roldán. En: Imaginaria

Una mujer de pelea, por Gustavo Roldán. En: Graciela Cabal. In memoriam. Imaginaria.

  • Biografía y trayectoria

Autogiografía, por Gustavo Roldán. En: Imaginaria

Biografía. En: Alfaguara Infantil

Gustavo Roldán. En: 7 Calderos Mágicos

Gustavo Roldán. En: Audiovideoteca de Buenos Aires

Trayectoria. En: Imaginaria

  • Cuentos y Poemas

Bendición de Dragón. En: Leer porque sí

Como si el ruido pudiera molestar. En: Imaginaria

Historia del chajá y de la buena prensa. En: Imaginaria

Maldición de Dragón. En: ¡Qué sorpresa Dragón!. De infancias y literatura

Tres textos de “Dragón”. En: Imaginaria

  • Entrevistas

“Demasiadas cosas prohibidas” en la literatura infantil. Entrevista con Gustavo Roldán, por Natalia Calisti. En: Imaginaria

El señor de los animales, por Susana Itzcovich. En: Imaginaria

Encuentros en la Feria del Libro Infantil y Juvenil 2007: conversación con Ema Wolf y Gustavo Roldán. En: Portal del Libro

Gustavo Roldán: “Tenemos que aprender a descubrir, a mirar el mundo”, por Natalia Fink. En: Sudestada

  • Libros publicados

Bibliografía. En: Audiovideoteca de Buenos Aires

Bibliografía. En: Imaginaria

Libros publicados. En: Alfaguara Infantil

Su obra. En: 7 Calderos Mágicos

  • Reseñas de libros

Crimen en el arca, por Daniela Ramírez. En: Casi docentes

Cruel historia de un lobo hambriento. En: Caperucitas Cómplices

El último dragón, por Coni Salgado. En: Eterna Cadencia

El vuelo del sapo, por Viviana Elba Benítez. En: 7 Calderos Mágicos

Las tres dudas del bicho colorado. En: Donde viven los libros

¡Qué sorpresa Dragón!. En: De infancias y literatura

  • Sobre Gustavo Roldán, su obra y actividades

El escritor de cuentos infantiles Gustavo Roldán, leerá para alumnos de escuelas de Trelew y del Valle. En: Ministerio de Educación de la Provincia de Chubut

Hoy conocemos a Gustavo Roldán, un autor para toda la familia, por Marisa do Brito. En: La hamaca del árbol

Gustavo Roldán encantó a grandes y chicos. En: Plan Nacional de Lectura. Chaco

Gustavo Roldán en Formosa. En: Plan Nacional de Lectura

Gustavo Roldán honró con su presencia a jardín que ahora lleva su nombre. En: Plan Nacional de Lectura. Chaco

Gustavo Roldán visitó escuelas rionegrinas. En: Plan Nacional de Lectura

Recuperar la oralidad perdida, por Susana Itzcovich. En: Imaginaria

Roldán: “Desconfiar de la capacidad de los chicos es desconfiar de la inteligencia”. En: Ministerio de Educación de la Provincia de Chubut

8 pensamientos en “El último dragón, de Gustavo Roldán

  1. Hola, Alejandra! excelente el blog!!
    Un grupo de chicos de primaria está leyendo la obra de Gustavo Roldán y quieren mandarle una carta. Tenés algún mail de contacto o dirección postal para enviársela?? Gracias!!!
    Laura

  2. Muy bueno este informe sobre Gustavo Roldán. Cuando tenga un nieto, compraré los libros del Pajarito Remendado… como lo hice con mis hijos…
    Gracias Ale. Muy bueno como siempre

  3. Pingback: Monográfico de Gustavo Roldán | Bibliotecas Escolares Argentinas

    • Rocío, en ese mismo artículo se incluye una lista de libros que escribió Gustavo Roldán, y al final del mismo, en los enlaces, también podés encontrar más, especialmente en la Revista Imaginaria. Saludos!

Los comentarios están cerrados.