El ciempiés y la araña, de Juan Gelman (texto) y Eleonora Arroyo (ilustraciones) – Conaculta

El año pasado, en la Feria del Libro, compré el libro El ciempiés y la araña, escrito por Juan Gelman e ilustrado por Eleonora Arroyo. El mismo se presentó en la FILIJ 2011 y es el primero de la serie Había otra vez coordinada por Alejandro García Schnetzer y coeditada por el Conaculta y el Taller de Comunicación Gráfica.

Es un libro hermoso, un tesoro para recorrer una y otra vez a través de sus páginas. Lo tengo en mis manos y pienso en el idioma alemán, las veces que los profesores nos han remarcado a quienes estudiábamos en el Goethe Institut que el verbo preguntar (fragen) va seguido de acusativo mientras que el verbo responder (antworten) de dativo. Decimos entonces en relación a preguntar Ich frage dich mientras que en relación a responder  ich antworte dir, como si responder –a diferencia de preguntar- conllevara en sí mismo una cierta pasividad.

Cuando Juan Gelman era un niño, su mamá le contaba una antigua leyenda ucraniana sobre una araña que un día espera al ciempiés para preguntarle cómo hace para caminar,  si primero mueve 50 pies y luego otros 50, si 20 y 20, si 10 y 10 o si primero mueve un pie y luego el otro. Algo inesperado sucede con el ciempiés.

En esta edición del Conaculta, Gelman nos narra la leyenda que le contaba su mamá: la araña está en el bosque oscuro, quizá de la incerteza. El ciempiés, en cambio, si algo sabía era la cantidad de patas que le hacían sentir orgulloso de sí mismo, hasta que la araña preguntó.

Las ilustraciones de Eleonora Arroyo aportan belleza y toques de humor que pintan de cuerpo entero las personalidades de los protagonistas: una araña aguda y un ciempiés orgulloso de su cantidad de patas. Se destaca, además, un gran colorido en los que predomina una paleta de colores en tonos cálidos: marrones, amarillos, rojos, verdes con algunos toques de azul y negro.

Con respecto al libro, Educ.ar señala:

Sabemos que en la retórica poética de Juan Gelman las preguntas son mucho más que eso. Como señaló Julio Cortázar en Contra las telarañas de la costumbre, el prólogo de la antología De palabra (Visor, 1994):

Juan pregunta, una pregunta sigue a la otra, hay poemas que son solamente preguntas. Siento que ahí, por encima del amor y la rebeldía que no se resignan al silencio, hay también una razón de ser que nos abarca a todos los que hoy empezamos también a interrogarnos sobre el destino que nos ha cercado, diezmado y dispersado en estos años. Cuando Juan se pregunta se diría que nos está incitando a volvernos más lúcidamente hacia el pasado para después ser más lúcidos frente al futuro.

Me pregunto qué pasaría si en lugar de indagar sobre nosotros mismos y el mundo, buscáramos respuestas absolutas que nos den la tranquilidad de la certeza.

Hay una respuesta que sí me gusta mucho y es la que el poeta le dio al periodista de El País de España, Pablo Ordaz durante una entrevista sobre El emperrado corazón amora.

Gelman habla de su obsesión por escribir. Ante la pregunta del periodista sobre el origen de la obsesión le responde:

Este… Mire… quiero ser un ciempiés que camina.

Esta coedición del Conaculta y el Taller de Comunicación Gráfica es un libro delicioso para chicos y grandes que transitan la vida pasito a pasito, pregunta tras pregunta. ◘AM

VER

Ordaz, Pablo. “No pienso en el lector al escribir”. Entrevista a Juan Gelman. En: El País,  3 de mayo de 2011

Presentación del libro El ciempiés y la araña, de Juan Gelman y Eleonora Arroyo. En: Educ.ar

EN ESTE BLOGJuan Gelman presenta “El ciempiés y la araña” en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara

About these ads