Seminario “Obras literarias de autores latinoamericanos destinadas a niños y jóvenes”, a cargo de Lidia Blanco en La Nube

Como mencioné en una entrada anterior, el 6 de septiembre comenzará el Seminario Obras literarias de autores latinoamericanos destinadas a niños y jóvenes a cargo de la profesora Lidia Blanco en la Asociación La Nube – Infancia y Cultura.

A través de lecturas y reflexiones se recorrerá la obra de José Martí, Monteiro Lobato, Ana María Machado, Lygia Bojunga, Marina Colasanti, Antonio Skármeta, Julio Llanes Nilma Lacerda,  Yolanda Reyes y Graciela Montes.

Dice Lidia Blanco en la introducción del programa del seminario:

“(…) La literatura es la expresión artística que refleja ideas, emociones, imaginarios, al tiempo que cuenta la historia, el devenir de los pueblos que habitan las páginas que han producido los escritores. De modo que conocer autores latinoamericanos permite ahondar en la palabra latinoamérica, su sentido político, su identidad, que es necesario investigar escuchando las voces de los habitantes que poblaban sus valles, sus montañas, y que fueron arrasados por una violenta invasión colonizadora. El invasor impuso su lengua, su religión, su cultura y construyó una representación del continente que favorecía al dominador y justificaba la esclavitud, la explotación y el asesinato de los primitivos dueños de la tierra (…).”

Las clases se dictarán los sábados en el horario de 13 a 16 hs.

Informes e inscripcióntalleres.lanube@gmail.com

CONTENIDOS

  1. El folklore como punto inicial de la trama de la LIJ en América Latina.

Cantos y poemas.  Coplas y adivinanzas.  Cuentos y leyendas recopilados y adaptados para niños.  Cuentos de espantos y aparecidos.  Leyendas de pueblos originarios.  Versiones y adaptaciones realizadas por escritores argentinos.

La poesía como memoria colectiva de la humanidad.  Contactos entre la poesía de tradición oral y la poesía de autor. Poesía en la primera infancia. Nanas y juegos verbales en el primer año de vida del bebé. Federico García Lorca y su conferencia sobre las nanas y su función poética.

El juego con el significante: retahílas, adivinanzas, villancicos, canciones de comba y corro, rimas de sorteo.  El imperio de la jitanjáfora en la poesía de origen folklórico. El humor y el disparate en la poesía destinada a los niños.

  1. La Edad de Oro. Fundación del discurso literario para los niños y niñas de América Latina.

José Martí. La figura del héroe en las luchas por la independencia de Cuba a fines del Siglo XIX. Textos referidos al papel de Estados Unidos en América del Sur. La situación de los esclavos negros. Proyectos políticos expresados en su correspondencia. Ética y estética en la Revista “La Edad de Oro”. El proyecto literario de Martí con relación a la infancia. Propuesta de construcción de un nuevo lector infantil.  Obra poética. Hipótesis de Martí sobre el rol del escritor. Vigencia del discurso martiniano en el presente de América.

  1. Monteiro Lobato. La obra literaria como instrumento de transformación, cuestionamiento y crítica social.

Biografía de un militante. Los comienzos de su trabajo como escritor. Lobato escritor de literatura para niños. El Sitio de Picapau Amarelo. La construcción de un imaginario nacional. La labor de promoción a la lectura. El rol del editor. Análisis del discurso en sus principales obras. “Aventuras de Hans Staden”; “Geografía para los niños”; “Historia de las invenciones”; “Memorias de Emilia”: “El pozo del Vizconde”; “Cuentos de tía Anastasia”, Ediciones en portugués y en español. Características de lo literario y lo brasileño en Lobato.

 “Jardín de palabras e imágenes.” Creación de la Fundación Nacional de Literatura Infantil y Juvenil de Brasil en 1968. La tarea de recuperación de la obra lobatiana para la infancia. Luciana Sandroni. Lobato en la televisión: sus personajes en la actualidad de la programación infantil de Brasil.

  1. Narrativa latinoamericana contemporánea. Nuevas representaciones de infancia y adolescencia.

BRASIL

Ana María Machado. Noticia biográfica. Inauguración de la Cátedra de Literatura infantil en la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro.  Aportes teóricos en la construcción del campo LIJ en Brasil. “Clásicos, niños y jóvenes”. Ensayo publicado por el Grupo Norma. Análisis del discurso de sus obras para niños y jóvenes. Selección para este seminario.

Marina Colasanti.  Noticia biográfica. Revalorización del cuento de hadas: príncipes y princesas iluminadas con su mirada. Las nuevas formas del heroísmo en una literatura renovadora. Poetización del lenguaje en el tratamiento de problemas humanos universales. La cuestión de género en la antología “Lejos como mi querer”. Cuestiones sociales y políticas: “Un amigo para siempre”. Aportes a la construcción del campo teórico LIJ: “Fragatas para tierras lejanas”. Ensayo publicado por el Grupo Norma. Análisis del discurso de sus obras destinadas a la infancia y la adolescencia. Selección para este seminario.

Lygia Bojunga Nunes. Noticia biográfica. Abordaje de conflictos sociales, humanos y políticos.  Un discurso de ruptura del canon pedagógico: “Chao”, antología de cuentos. Su mirada crítica sobre la cuestión de los Derechos de la Infancia. Temas tabú: abuso sexual y trabajo infantil. Selección de obras de la autora para su lectura y reflexión.

Nilma Lacerda. Noticia biográfica. Conflictos sociales en contextos de marginalidad. La escuela y los procesos de alfabetización en el camino de la construcción de identidades. La lectura y su función en la elaboración de hipótesis de trabajo y creación de los lectores. “Bárbara bajo la lluvia”. El lugar de las mujeres en la educación. La discriminación como mandato familiar: “Pluma de ganso”.

Yolanda Reyes. Noticia biográfica. Su tarea como docente y como escritora. “Los años terribles”: una visión de la adolescencia y sus conflictos con el mundo adulto. Los niños y la guerra: “Los agujeros negros”. El reconocimiento de UNICEF a su trabajo como promotora de la lectura y como creadora de obras literarias. “La casa imaginaria. Lectura y literatura en la primera infancia”. Ensayo. Lectura y análisis de su concepción de infancia y de alfabetización.

Antonio Skármeta. Noticia biográfica. La dictadura de Pinochet presente en su narrativa. ”La composición”; “Los días del Arcoíris”; “No pasó nada”; “Ardiente paciencia”, novela llevada al cine como “El cartero”. Lectura y análisis de la obra del autor. Reflexiones sobre los Derechos Humanos en la actualidad chilena: comienzos de una nueva etapa.

Julio Llanes. Noticia biográfica. Aportes teóricos para la construcción de la crítica literaria en el campo de la literatura para niños. Su labor como fundador y presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Análisis del discurso de sus novelas “Paquelé” y “El día que me quieras”. La infancia según Llanes: la herencia de José Martí.

Graciela Montes. Noticia biográfica. Historia de una pasión. “La frontera indómita”: la literatura para niños es arte o es mercancía. Las tensiones entre el mercado de libros para niños y la búsqueda de la literatura verdadera. La palabra considerada como una exploración del mundo. La obra de Montes observada desde una óptica Cortaziana. Selección de obras literarias para su lectura y reflexión.

METODOLOGÍA

En cada encuentro se organizarán dos espacios de trabajo diferenciados. El tiempo total de cada encuentro será de 3 horas reloj con un intervalo de 15´ entre los módulos que se enuncian a continuación.

  1. Primer módulo: Desarrollo teórico de los temas.

Exposición de los contenidos teóricos planteados en cada uno de los temas del presente programa de estudio.

  1. Segundo Módulo: Lectura crítica de obras de literatura infantil por parte de los cursantes.

Para llevar a cabo esta tarea los alumnos dispondrán de guías elaboradas por la profesora. Este espacio se destinará la reflexión sobre los distintos temas teóricos que se irán desarrollando y su posible conexión con diferentes obras literarias correspondientes a diferentes períodos históricos.

Se plantearán actividades de relación entre concepciones teóricas provenientes de diferentes disciplinas y los textos elegidos para cada encuentro. Las conclusiones permitirán el intercambio de ideas entre los cursantes.

BIBLIOGRAFÍA DE CONSULTA

ACTAS DEL I CONGRESO INTERNACIONAL DE LITERATURA PARA NIÑOS. Biblioteca Nacional. (2008) Ciudad de Buenos Aires: Editorial La Bohemia.

ANDRUETTO, María Teresa. “Hacia una literatura sin adjetivos”. (2009) Córdoba, Argentina: Ediciones Comunicarte.

BENJAMIN, Walter. (2008) “Papeles escogidos” Buenos Aires Ediciones Imago Mundi.

BETTELHEIM, Bruno. (1979)”Psicoanálisis de los cuentos de hadas”. Barcelona, España: Ediciones Grijalbo.

BLACHE, Martha. (1991) “Estructura del miedo. Narrativas Folklóricas Guaraníticas.” Buenos Aires: Plus Ultra.

BLANCO, Lidia y otros. (1996) “Literatura infantil, Ensayos Críticos”. Buenos Aires: Ediciones Colihue.

CABAL, Graciela. (2003) “Mujercitas, ¿Eran las de antes?” Buenos Aires: Sudamericana.

CAMPBELL Joseph. (1980) “El héroe de las 1.000 caras. Psicoanálisis del mito.” México, Fondo de Cultura Económica.

COLASANTI, Marina. (2005) “Fragatas para tierras lejanas”.  Conferencias sobre literatura. Traducción de Elkin Obregón. Bogotá, Colombia: Ed. Norma, Catalejo.

COLOMBRES, Adolfo. (2002) “Nuestros seres imaginarios”. Buenos Aires: Ediciones del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos.

COLOMER, Teresa. (1998) “La formación del lector literario”.  Barcelona, España: Fundación Germán Sánchez Ruipérez.

CHARTIER, Roger (1999) “Cultura escrita, literatura e historia.”. México: Fondo de Cultura Económica.

 CHARTIER, Roger: “El mundo como representaciónHistoria cultural: entre práctica y representación. Barcelona, España, Gedisa.

DEVETACH, Laura. (2008) “La construcción del camino lector”. Córdoba: Argentina. Ediciones Comunicarte.

DOLTO, Françoise (1996) “La causa de los niños”. Barcelona, España: Ediciones Paidós.

FERREIRO, Emilia (1999) “Alfabetización. Teoría y práctica”. México: Siglo veintiuno Editora.

HELD, Jacqueline (1985) “Los niños y la Literatura fantástica” Buenos Aires: Paidós.

JOLIBERT J. / GLOTON, R (1978) “El poder de leer”. Gedisa. Barcelona, España: GEDISA

LLUCH, Gemma. (2005) “Cómo analizamos relatos infantiles y juveniles”. Bogotá, Colombia: Grupo Norma, Catalejo.

MACHADO, Ana María (2005) “Clásicos, niños y jóvenes”. Premio Cecilia Meireles. Traducción de Santiago Ochoa. Bogotá, Colombia: Grupo Norma, Catalejo.

MACHADO, Ana María. (1998) “Buenas y malas palabras”. Buenos Aires: Editorial Sudamericana.

MONTES, Graciela/MACHADO, Ana María. (2003) “Literatura Infantil. Creación, Censura y Resistencia”. Buenos Aires: Editorial. Sudamericana.  

MONTES, Graciela (1999) “La frontera indómita.  En torno a la construcción y defensa del espacio poético”. México: Fondo de Cultura Económica, Espacios para la Lectura.

ONG, Walter (2000) “Oralidad y escritura.  Tecnologías de la palabra.”. México: Fondo de Cultura Económica.

PEÑA MUÑOZ, Manuel. (2009). “Historia de la Literatura Infantil en América Latina”. Bogotá. Colombia. Fundación SM.

PETIT, Michèle. (1999) “Nuevos acercamientos a los jóvenes y la lectura”. Traducción de Rafael Segovia y Diana Luz Sánchez.  México: Fondo de Cultura Económica.

SORIANO, Marc. (1995) “La Literatura para niños y jóvenes, Guía de exploración de sus grandes temas.” Traducción y notas de Graciela Montes. Buenos Aires: Ediciones Colihue.

STAPICH, Elena/CAÑÓN, Mila. (2013)”Para tejer el nido. Poéticas de autor en la literatura argentina para niños”. Córdoba, Argentina: Editorial Comunicarte.

LECTURAS RECOMENDADAS

ARENDT, Hannah. (2004) “La condición humana”. Buenos Aires. Paidós.  Estado y Sociedad. 

BAJTÍN, M. (1997) “Estética de la creación verbal”. México: Siglo XXI Editores. Séptima edición en español.

BRUNER, Jerome (2003) “La fábrica de historias, Derecho, Literatura, Vida.” México: Fondo de Cultura Económica.

CASULLO, Nicolás y otros. (1993) “Sobre Walter Benjamin. Vanguardias, historia, estética y literatura. Una visión latinoamericana.”. Buenos Aires: Alianza Editorial/Goethe Institut.

DÍAZ RÖNNER, María Adelia (2001) “Cara y cruz de la Literatura infantil”. Buenos Aires: Lugar Editorial. (2011)”La aldea literaria de los niños”. Córdoba, Argentina: Editorial Comunicarte.

ECO, Umberto. (1998) “Entre mentira e ironía” Barcelona, España: Lumen.

ECO, Umberto. (1982) “Lector in fabula”. Barcelona, España: Lumen.

FERREIRO, Emilia. (1999) “Cultura escrita y educación, Conversaciones con Emilia Ferreiro”, México: Fondo  de cultura Económica.

FERREIRO, Emilia y otros. Pero, ¿qué leen los adolescentes? Jornadas de Bibliotecas Infantiles, Juveniles y Escolares.  (2004). Salamanca, España: Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Salamanca.

JOLIBERT, Josette/ GLOTON, Robert. (1982) “El poder de leer”. Barcelona, España: GEDISA. Colección Hombre y Sociedad

LEWKOWICZ, Ignacio. (2004) “Pensar sin estado. La subjetividad en la era de la fluidez.” Barcelona/México/Buenos Aires: Editorial Paidós.

RODARI, Gianni. (1976) “Gramática de la Fantasía”. Introducción al arte de inventar historias. ”Barcelona, España: Editorial Avance.

“El protagonismo femenino en obras literarias para niños y jóvenes”, por Lidia Blanco

Conferencia “El protagonismo femenino en obras literarias para niños y jóvenes”

Por Lidia Blanco

24 de julio de 2014

Feria Internacional del libro Infantil y Juvenil

24º Jornadas para docentes y mediadores de Lectura.

Nosotras, las mujeres        

¿Quiénes somos las “mejores mujeres”? ¿Quiénes son las “chicas malas”, como las nombraba Graciela Cabal? El modelo femenino “ideal” fue impuesto desde hace siglos por instituciones religiosas, muy severas en el canon referido a los comportamientos esperados para ser “una buena mujer”. El libro “Mujeres. Entre la globalización y la guerra santa” ofrece una significativa información sobre estas representaciones en diversas culturas y regiones del mundo: los asesinatos en la India, la violencia contra los cuerpos femeninos mediante el fuego, la explotación económica en fábricas y talleres de Occidente, la esclavitud de la prostitución de las más pobres de la tierra. El prólogo y compilación pertenecen a la investigadora Marta Vassallo quien considera muy complejo el respeto por la Convención de los Derechos de la Mujer, avasallados por sistemas teocráticos y presiones del neoliberalismo económico predominante en los estados de todo el planeta en la actual coyuntura histórica.

Dice la autora:

“Atomizado y en repliegue, el feminismo necesita replantear y reformular sus fundamentos ante la compleja coyuntura. Pero mantiene  su facultad de constituir una perspectiva privilegiada para desmontar opciones falaces: no cabe elegir entre las depredaciones de la globalización económica y los regímenes teocráticos, entre las imposiciones de las entidades financieras internacionales y el rol de reproductoras a que pretenden reducir a las mujeres en nombre de la soberanía o la identidad, los defensores de tradiciones locales, recurriendo a lógicas étnicas, nacionales o confesionales.”.(Vassallo: 8)

Se tensionan dos representaciones, una dibuja la mujer publicitada por los medios masivos de comunicación, la mujer desnuda, sensual, cuyo cuerpo es un objeto sexualizado para servir a la propaganda de un artículo del mercado. El modelo opuesto, la presenta encerrada en el hogar, dedicada con exclusividad a las tareas domésticas, el cuidado de los hijos, la  atención del marido. Estas versiones requieren una interrupción para ofrecer la amplia variedad de identidades femeninas que en verdad existen o luchan por existir. Lo más importante es conocer la existencia de leyes que defienden el derecho a elegir la vida, la orientación sexual, las prácticas sociales públicas y privadas. Y esa legislación está claramente expresada en la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer aprobada por la Asamblea de las Naciones Unidas el 18 de diciembre de 1979.

En su artículo primero la Convención define el concepto “discriminación”:

“A los efectos de la presente Convención, la expresión “discriminación contra la mujer” denotará toda distinción, exclusión o restricción basada en el sexo que tenga por objeto o por resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural y civil o en cualquier otra esfera.” (UNICEF: 50)

Lo que está en discusión es indudablemente el tema de la libertad, los recursos internos, intelectuales y emocionales para tomar decisiones que realmente reflejen el deseo y los proyectos sociales de cada mujer. Esa libertad, tanto en lo íntimo como en lo público depende de múltiples factores. Por un parte la educación familiar y el andamiaje intelectual y racional recibido durante los años de escolaridad en la infancia y la adolescencia. Estos espacios en los que crece una mujer  pueden reforzar su derecho a ocupar lugares en la sociedad, o inhibirlo en muchos casos con textos invisibles, mandatos ancestrales. Ejercer poder sobre los otros ha sido históricamente un rol del varón, de modo que revertir esa instalación ha requerido la intervención comprometida de psicólogos/as, sociólogos/as, militantes políticos, abogados/as defensores de los Derechos Humanos. En la actualidad persisten en la mentalidad de hombres y mujeres la diferencia que coloca al sexo femenino en situación de inferioridad, de impotencia. Y esta injusta realidad afecta a todas las clases sociales de todos los países, cualquiera sea su nivel de desarrollo económico.

Una literatura provocadora

 ¿En qué medida la literatura puede funcionar como interrupción a la discriminación? No hay forma de obtener resultados objetivos pero se han reforzado los programas de lectura que intentan crear una cultura  basada en la igualdad y el respeto por el Otro. La antropóloga Michèle Petit apuesta en un sentido general a la función de la lectura como disparadora de ideas y sensaciones saludables, la lectura como puente hacia la construcción de una subjetividad capaz de hacer frente a los medios masivos de comunicación, o a las voces de los antepasados. Leer permite entre otras cosas, el autoconocimiento, y sobre este aspecto, afirma Petit:

“En relación con este punto, llegar a conocerse mejor, poder pensarse en su subjetividad, y mantener un sentimiento de individualidad, cobra una importancia aún mayor. Así se evita  quedar expuesto a que una relación totalizadora con una banda, una secta, una etnia, una cofradía, una mezquita o un territorio, venga a traer el remedio para las crisis de las identidades, para la marginación económica y política”. (Petit: 75)

La obra escrita de Michèle Petit, resultado de sus investigaciones, la han colocado en el lugar de  referente muy valioso para todos los mediadores, docentes y bibliotecarios. La lectura no puede lograr que los problemas de discriminación se solucionen por arte de magia, pero vale la pena intentar la oferta de obras literarias que exploren la cuestión de lo femenino.

En el territorio LIJ muchos autores y autoras han creado personajes de ficción que alteran lo establecido y se vuelven heroínas dentro de una narración, avanzando sobre hechos que le otorgan legitimidad a la rebelión.  Examinemos algunos ejemplos…

“Irulana y el Ogronte (un cuento de mucho miedo)”, de Graciela Montes, con ilustraciones de Claudia Legnazzi, invierte la fórmula del cuento de hadas que ofreció modelos femeninos pasivos, dependientes, incapaces de resolver con inteligencia sus dificultades ante un poder impuesto en sus vidas. Irulana es una niña pequeña que derrota el Poder que afectaba a un pueblo entero, y su arma de combate es su identidad. Es pequeña, en apariencia frágil, tiene miedo, pero reacciona y su fuerza brota de sí misma, y crece al gritar su propio nombre. Su triunfo permite que se restablezca la alegría, la nueva fundación del pueblo que el Ogronte había destruido.

“La señora Planchita”, de Graciela Cabal, con ilustraciones de Elena Torres, es una parodia de la vida doméstica y de las situaciones en las que se ve envuelta una mujer, cuyo nombre es Aurora, conocida con el apodo de “Planchita” por su especial dedicación al planchado.

Aurora se quiebra emocionalmente cuando puede evocar su propia infancia y en su imaginario recorre escenas de juego sancionadas por los adultos de aquel momento de su vida. Se desprende del estereotipo de mujer “hacendosa y prolija” y se propone emplear el tiempo en una actividad placentera con su hija Florencia. Este cuento recorrió escuelas y bibliotecas. Las conmovidas con el texto eran las mujeres adultas que  se identificaron con “Planchita” y sintieron la fuerza de un humor que promovía rebeldía.

“Un puñado de semillas”, de la autora inglesa Mónica Hughes, con ilustraciones de Luis Garay, pone en acción a dos mujeres, una abuela y su nieta, en un proceso de interrupción de la situación de pobreza y carencia que las afecta como a tantos otros seres humanos. El cultivo de la tierra y el aprovechamiento de lo que se pueda cosechar: maíz, frijoles, ajíes las presenta como heroínas de esta narración. La muerte de la abuela determina que Concepción deba valerse por sí misma, y con aquello que la abuela le enseñó y un puñado de semillas, inicia una nueva etapa de su infancia en un barrio en extremo carenciado que encuentra junto a un basural. Con valor se enfrenta a unos niños que han elegido el camino de la delincuencia para sobrevivir, y les transmite su saber y su esperanza de mejorar la calidad de vida mediante el cuidado de un huerto cuya producción pueda venderse en el mercado.

La rebelión de las brujas

La literatura juvenil contemporánea ofrece una potente galería de mujeres dotadas de poderes especiales: brujas, mujeres que se alejan del estereotipo doméstico. En “El año de la Vaca” de Márgara Averbach se presenta Juana, integrante de un grupo de alumnos de una escuela media, apodada “la Vaca” por sus compañeros. El cambio en el nombre sirve para marcar una distancia discriminatoria, ya que se muestra diferente al resto de sus compañeros, es portadora de otras pautas culturales, proviene de un hogar muy humilde. En el desarrollo de la novela logra cambios en la realidad valiéndose de poderes sobrenaturales y es considerada “bruja”. Juana es la primera en observar que Nadia no se parece a la mujer que está junto a ella en una foto familiar, y este señalamiento es el comienzo de un proceso que revela la verdadera identidad de la niña, cuyo nombre  resulta ser Celeste, hija de desaparecidos. De sus manos de maga, brota la foto en la que una niña pequeña está junto a un hombre y una mujer, sus padres. Y de esa imagen nace una nueva vida, la verdadera vida de Celeste que luego se integra a la agrupación H.I.J.O.S.

Un personaje femenino singular lo encontramos en “Finis Mundi”, de Laura Gallego García: Lucía, la juglaresa que acompañará en el viaje de búsqueda de los Tres Ejes del Pasado, del Presente y del Futuro, a Michel, el monje, y a Mattius, el juglar. Es una adolescente desafiante de lo establecido, sabe que el oficio que ha elegido está destinado a los hombres, pero su persistencia le permite lograr su deseo: viajar y actuar en diferentes pueblos. Su relación con las meigas del bosque, su origen tan especial-nieta de la bruja Isabel-la presentan como un personaje femenino fuerte, seguro de su poder, y capaz de enfrentar peligros con inteligencia y astucia. Pero estas virtudes, tradicionalmente otorgadas a los héroes tradicionales, no impiden su historia de amor con Mattius, el juglar, que la elige justamente porque la admira y la respeta.

Ámbitos familiares perversos

La violencia en el ámbito familiar, en el marco de un realismo sólido, lo encontramos en   “El libro de todas las cosas” de Guus Kuijer. La narración confronta modelos de conducta femenina que se diferencian en pensamiento y acción. De un lado se encuentra la madre de Tomás, quien padece la violencia de su marido, el señor Golpeter, que la golpea con frecuencia, la somete a humillaciones y no le permite emitir opinión sobre ningún tema. Su actitud agresiva se expresa también con su hijo Tomás, que recibe golpes con un cucharón de madera sin que la madre pueda impedirlo. Es una mujer sumisa, totalmente dependiente de la voluntad del esposo. El quiebre de este ordenamiento se produce con la intervención de personajes externos al núcleo familiar. La señora Van Amersfoort descubre el padecimiento de Tomás y su madre y acompaña el proceso de rebelión concentrada en una frase que llega al hogar de los Golpeter: “Un hombre que golpea a su mujer se deshonra a sí mismo.”. A su rebeldía se suman otras mujeres, la tía Pía que desafía al señor Golpeter vistiendo pantalones y fumando. La escena más perturbadora muestra a Margot, adolescente, quien enfrenta a su padre con un cuchillo de cocina. Esta acción violenta produce en la novela un cambio en el régimen autoritario del jefe de familia, destruye la figura poderosa del padre, lo humilla. El desenlace muestra una fiesta de mujeres alegres que festejan su derecho a la libertad.

“La marca en la tierra” de Graciela Rendón, confronta dos modelos familiares: el hogar de Edelina que conserva valores ancestrales de la cultura mapuche y el de Indira, hija del intendente del pueblo, duramente golpeada por su padre que se presenta además como un político corrupto y explotador de los habitantes más humildes. En esta situación tiene un papel relevante la escuela, las docentes que conocen la situación y  adoptan una actitud de denuncia y de defensa de la niña maltratada. El desenlace nos trae a la memoria escenas de lucha contra autoridades que no cumplen con su función y que se enriquecen con mecanismos autoritarios y crueles. Triunfa el poder popular que derroca al intendente. Ese final también nos permite evocar una obra emblemática: Fuente ovejuna de Lope de Vega.

Mujeres famosas

Y no dejaremos de invocar a otras valientes nacidas de la mano de sus creadoras. “Maruja” de Ema Wolf;  la tía Sidonia de Laura Devetach; Gemma protagonista de la novela “La fábrica de cristal” de Lilia Lardone; Cintia, y su abuela Pina en “La casita azul” de Sandra Comino; Elisabeth en “Una historia familiar” de Christine Nöstlinger; “Matilda” de Roald Dahl; “Momo” de Michael Ende; Elisa Velasco, heroína rescatadora de un fantasma en “Tuerto, maldito y enamorado” de Rosa Huertas; la noble castellana que elige el amor y huye del castillo de su padre, en “Lejos como mi querer” de Marina Colasanti; Aurora, la niña que quiere aprender a leer y a escribir y no se lo permiten,  en “Pluma de ganso” de Nilma Lacerda. Y tantas otras que nuestra memoria de lectores y lectoras trae a este presente. De todas hay alguien en especial que deseo mencionar a modo de homenaje en nombre de todos los que aprendimos con ella a defendernos y buscar la verdad: Ana Frank. Su diario es un testimonio indestructible que se convierte en arma y en escudo frente a todas las injusticias y humillaciones a las que puede ser sometido el ser humano. Me identifico con su palabra dirigida a Kitty, y aunque ella no lo sabía, a todos nosotros, a toda la humanidad…

“Más de una vez, una de las preguntas que no me deja en paz por dentro es por qué en el pasado, y a menudo aún ahora, los pueblos conceden a la mujer un lugar tan inferior al que ocupa el hombre. Todos dicen  que es injusto, pero con eso no me doy por contenta: lo que quisiera conocer es la causa de semejante injusticia”. (Ana Frank: 208)

……………………………………………

Obras citadas

PETIT, Michèle. (1999).”Nuevos acercamientos a los jóvenes y la lectura”. México: Fondo de Cultura Económica

UNICEF. (2004).Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. Oficina Argentina.

VASSALLO, Marta. (2003)”Mujeres entre la globalización y la guerra santa”. Buenos Aires: Capital Intelectual S.A.

Obras literarias mencionadas

AVERBACH, Márgara. (2003) “El año de la Vaca”. Ilustraciones de Enrique Ranzoni. Buenos Aires: Editorial Sudamericana S.A.

CABAL, Graciela. (1988) “La señora Planchita y un cuento de hadas pero no tanto”. Ilustraciones de Elena Torres. Buenos Aires: Editorial Sudamericana S.A.

COLASANTI, Marina. (1999) “Lejos como mi querer y otros cuentos”. Ilustraciones de Marina Colasanti. Bogotá, Colombia: Grupo Editorial Norma.

COMINO, Sandra. (2013) “La casita azul”. Córdoba, Argentina: Editorial Comunicarte.

DAHL, Roald. (1995) “Matilda”. Buenos Aires: Altea, Taurus, Alfaguara S.A.

ENDE, Michael. (1987) “Momo”. Madrid: Ediciones Altea, Taurus, Alfaguara S.A.

FRANK, Ana. (2007) “Diario de Ama Frank”. Buenos Aires: Editorial Gradifco

GALLEGO GARCÍA, LAURA. (2010) “Finis Mundi”. Buenos Aires, Argentina; Ediciones SM. La primera edición española: 1999. Ediciones SM.

HUGHES, Mónica. (2008) “Un puñado de Semillas”. Ilustraciones de Luis Garay. Primera Edición: 1996. Caracas, Venezuela: Ediciones Ekaré.

LACERDA, Nilma. (2009) “Pluma de ganso”. Bogotá. Colombia: Babel Libros.

LARDONE, Lilia. (2007) “La fábrica de cristal”. Buenos Aires: Siete Vacas.

MONTES, Graciela. (1995) “Irulana y el Ogronte (un cuento de mucho miedo)”. Ilustraciones de Claudia Legnazzi. Buenos Aires. Ediciones Gramón Colihue.

RENDÓN, Graciela. (2008) “La marca en la tierra”. Córdoba. Argentina: Editorial Comunicarte


NOTA DE LA MEMORIA Y  EL SOL:  La conferencia de la profesora Lidia Blanco ha sido publicada en la Memoria y el sol con su autorización. 

Se realizaron las 24.as Jornadas para docentes y mediadores de lectura

Ayer finalizaron las 24.as Jornadas para docentes y mediadores de lectura “Miradas contemporáneas en la LIJ” organizadas por la Fundación El Libro.

Las mismas se realizaron en el marco de la Feria del Libro Infantil y Juvenil en la sede del Predio Ferial El Dorrego.

Tras las palabras de bienvenida de Oscar González, presidente del Comité Organizador de la Feria, Susana Itzcovich presentó a Sergio Andricaín quien dio la conferencia De qué nos habla la más reciente narrativa infantil y juvenil latinoamericana.

Andricaín hizo un recorrido por las temáticas e influencias más recurrentes en los libros publicados en Latinoamérica entre 2010 y 2014.

Una de las vertientes de los textos publicados provienen de la tradición oral y de las leyendas de los pueblos originarios. En este sentido, l os autores trascienden lo etnográfico dándole una dedicación especial a la comunicación. A modo de ejemplo, el especialista citó:

  • Los huesos sagrados: una leyenda azteca. Versión de Judy Goldman, SM, 2012
  • Leyendo leyendas. María Inés Falconi, Alfaguara, 2010

Otra de las problemáticas visibilizadas en la LIJ latinoamericana es la de los esclavos provenientes del Álfrica subsahariana  quienes dejaron un legado que por muchos años fue subestimado:

  • Cabeza y cuerpo. Teresa Cárdenas, Gente Nueva
  • Mestre gato. Carolina Cunha, SM, 2011

Entre los libros que recuperan la tradición colonial se destaca:

  • Fiestas del agua: sones y leyendas de Tixtla. Caterina Camastra y Héctor Vega, El Naranjo, 2012

Hay relatos que toman la tradición oral provenientes de otras partes del planeta:

  • Historias árabes. Ana María Machado
  • Colección La vuelta al mundo en cinco cuentos, Editorial Panamericana

Sergio Andricaín sostuvo que la narrativa latinoamericana que se viene publicando en estos años nos habla de las diversas visiones del mundo, los diferentes preceptos y lo hace con poesía y también con humor; se refiere a preguntas esenciales que son respondidas con mitos y fábulas en las que la conexión entre la infancia del mundo y la infancia del ser humano parece seguir siendo muy estrecha.

Otra de las cuestiones que ocupan un lugar importante a la hora de la escritura y su publicación son los cuentos maravillosos reformulados:

  • La durmiente. María Teresa Andruetto e Itsvan, Alfaguara
  • Cuentos locos para leer poco a poco. Liliana Cinetto, Norma
  • La princesa calva. Evelio Rosero, Panamericana, 2011
  • Colección de cuentos Había otra vez. Yanitzia Canetti, Everest (Algunos de sus títulos son: Blancanieves y los siete gigantitos, Ceniciento, La peluca de Rapunzel, La fea durmiente)

Para Andricaín, también ocupan un lugar importante los relatos que tienen como protagonistas momias, monstruos, fantasmas, en la mayoría de los casos de manera paródica:

  • Mails espantosos. Fabián Sevilla, SM
  • Santa vs. los vampiros y los hombres lobo. F. G. Haghenbeck y Tony Sandolval, Norma

Otra linea muy explotada en la actualidad es la de las historias de terror en serio:

  • La señora Pinkerton ha desaparecido. Sergio Aguirre, Norma
  • La niña del vestido antiguo. Alfonso Orejel, SM

Ocupan, además, un lugar destacado las obras que abordan temas tabú, muchas veces escabrosos y los conflictos en torno a los menores y a situaciones sociopolíticas complejas.

En relación a la violencia social, Andricaín citó las obras siguientes:

  • El mordisco de la medianoche. Francisco Leal Quevedo, SM
  • La luna en los almendros. Gerardo Meneses, SM
  • Mambrú perdió la guerra. Irene Vasco, FCE

Hay libros que toman como tema central las guerras antiguas o recientes, y sus consecuencias:

  • Soldado de la lluvia. Toño Malpica, Norma
  • Rompecabezas. María Fernanda Maquieira, Alfaguara, 2013

En relación a las dictaduras mencionó:

  • Los viajes del Capitán Tortilla. Federico Ivanier, SM
  • ¿Quién soy? Relatos sobre identidad, nietos y reencuentros. Calibroscopio, 2013 (Los relatos y sus autores son: Manuel no es Superman, de Paula Bombara e Irene Singer; ¿Sabés, Athos?, de Iris Rivera y María Wernicke; Los hermanos, de María Teresa Andruetto e Istvanch ; y Querido Melli, de Mario Méndez y Pablo Bernasconi).

Hay libros que abordan el éxodo y las migraciones

  • Migrar. José Manuel Mateo y Javier Martínez Pedro, Tecolote.
  • Volver al remitente. Julia Álvarez
  • La noche del polizón. Andrea Ferrari, Norma
  • Origami. Eduardo González, Libros del Náufrago
  • Las prodigiosas mazorcas de Candelaria Soledad. Carlos Rubio, Fundación Libros para Niños

Otro lugar importante lo tienen los relatos sobre niños desamparados:

  • No comas renacuajos. Francisco Montaña, Babel Libros
  • Objetivo miedo. Toño Malpica, SM
  • Margot, la pequeña pequeña historia de una casa en Alfa Centauri. Norma

En relación a los problemas de la realidad cotidiana de los adolescentes (bullying, adicciones, abuso sexual, pandillas, enfrentamientos generacionales, etc.) hizo referencia a:

  • Tony. Cecilia Velazco, Norma, 2010
  • El hombre de los pies murciélagos. Sandra Siemens, Norma (Bullying)
  • La guarida de las lechuzas. Antonio Ramos Revillas y Isidro R. Esquivel, El Naranjo, 2013 (Pandillas)
  • Mamá ya salió el sol. Lucrecia Maldonado, Norma (Drogadicción)
  • La lluvia sabe por qué. María Fernanda Heredia, Norma. (Abuso)
  • La chica del sótano. Carlos Rengifo, Norma
  • Enredada. Paola Arenas. Norma
  • El ritual de la banda: andanzas de una joven sin pelos en la lengua. Fidencio González, SM. (Enfrentamientos generacionales)

Sobre las relaciones interpersonales entre las familias Sergio Andricaín destacó:

  • La niña, el corazón y la casa. María Teresa Andruetto. Sudamericana
  • Cu Canguro. Gabriela Keselman y Nora Hilb. Norma

Según el especialista, la LIJ contemporánea latinoamericana le ha dado voz y visibilidad a los marginados e invisibilizados del mundo:

  • Clarice era una reina. José Rosero, Lóguez 
  • Fuera de mi mundo. Lydia Carreras, Norma.

Hay obras que abordan desde la literatura el compromiso con la naturaleza: 

  • La amistad bate la cola. Marina Colasanti. Alfaguara.
  • El huemul. Perla Suez, Comunicarte.

Andricaín acentuó lo literario de estas obras ya que hizo a referencia que hay una cantidad de libros dedicados a la ecología pero que carecen de la estética y el trabajo literarios.

También tienen su lugar las obras que tratan sobre el amor y su descubrimiento:

  • Con Tigo de la mano. Magdalena Helguera, SM
  • Valeria en el espejo. Antonio Granados, El Naranjo
  • Cómo cocinar un plato volador. Sergio Olguín, Norma
  • Cartas al rey de la Cabina. Luis M. Pescetti, FCE
  • Fellini. Marcos Chamorro, Alfaguara, 2012

Hay otros relatos que deambulan por el tiempo y el espacio:

  • Copo de Algodón. María García Esperón. El Naranjo
  • El anillo de César. María García Esperón. El Naranjo.
  • Historias de la cuchara. María Cristina Aparicio. Norma

Sobre la enfermedad mencionó el libro:

  • En la laguna más profunda. Oscar Collazos, Siruela.

En relación a los desportes citó:

  • La fiebre. Jaime Caucao, SM

Hay relatos de aventuras en estado puro como por ejemplo:

  • Mocha Dick: la leyenda de la ballena blanca. Francisco Ortega y Gonzalo Martínez, Norma.

Y relatos de ciencia ficción:

  • Titanis, el armario de la luna. Esteban Valentino, Alfaguara.

También epopeyas y mundos imaginarios en libros como:

  • Loba. Verónica Murguía, SM, 2013

Se publican además libros sobre enigmas y detectives:

  • Las pesquisas comenzaron en BakerStreet. Jaime Buitrago, Norma.

Y sobre las relaciones entre padres e hijos:

  • Papá y yo a veces. María Wernicke, Calibroscopio.

Hay otros relatos que abordan la temática de la muerte:

  • Solo tres segundos. Paula Bombara. Norma
  • Los muertos andan en bici. Christel Guczka, El Naranjo
  • Los miedos de Joaquín. Rubén Silva, Norma.
  • Desde los ojos de un fantasma. Juan Carlos Quezadas, SM.

Otros libros recomendados durante su exposición fueron:

  • Diario de una toma. Lola Larra, Ekaré (luchas estudiantiles)
  • Para Nina. Javier Malpica, El Naranjo (identidad sexual)
  • Letras en los cordones. Cristina Falcón Maldonado, Kalandraka
  • La perla y el dragón. María García Esperón, Zonacuario (vocación, elección)

Según Sergio Andricaín la narrativa actual latinoamericana está atravesada por la alegría de vivir, el humor, los juegos, el poder transformador de la fantasía. Muchas obras tienen como fuente uno de sus paradigmas: María Elena Walsh. En esta línea citó:

  • El mundo de cinthia Scoch. Ricardo Mariño, Alfaguara
  • El concierto para escalera y orquesta. Antonio Orlando Rodríguez, Ekaré.

El especialista planteó una serie de hipótesis con respecto al crecimiento producido en la LIJ latinoamericana actual, algunas de ellas son las siguientes:

  • Mayor conocimiento de autores que marcaron un camino (Walsh, Boyunga, Patherson, etc.)
  • Consolidación de espacios académicos dedicados al estudio de la LIJ
  • Aparición de premios a la producción literaria para niños y jóvenes
  • Avances de la pedagogía con respecto al estudio de la lectura
  • Creciente espacio cultural que ganan las niñas y los niños en la sociedad contemporánea.

Finalizando su conferencia Andricaín señaló que se ha estudiado qué se escribe y qué se edita, quedando por estudiar el cómo: cómo se escribe, cómo se ilustra, cómo se edita y muy especialmente cómo se entra en contacto con el destinatario.

Habiendo cerrado ya su exposición planteó que la mayoría de los libros que recomendó en esta conferencia quizá no se consigan en Argentina y esto se debe a la dificultad que existe en Latinoamérica para adquirir libros de los otros países de la región. Como lectores -si bien no podemos resolver esta situación- podemos reiterar y reiterar la petición a las editoriales para que se puedan adquirir estos libros.

A continuación de esta conferencia Margarita Angeletti presentó el foro El encanto de lo desconocido: fantasy, literatura fantástica, literatura de terror cuyos participantes fueron Marcela Carranza, Ricardo Mariño y Esteban Valentino.

Marcela Carranza comenzó leyendo su ponencia teórica La realidad de lo fantástico. En ella reflexionó, entre otras cuestiones, acerca de la paradoja de pensar lo fantástico como real.

Dijo que el cuento fantástico requiere de la confusión de elementos realistas y elementos sobrenaturales y que se plantea una coexistencia ambigua de mundos dispares en donde la contradicción sostiene el relato.

Refiriéndose de manera sintética al surgimiento de la literatura fantástica se basó luego en conceptos formulados por Jaime Rest, Todorov y Rosalba Campra.

Señaló además que lo fantástico tiene lugar en la frontera entre lo real y lo sobrenatural, que las formas y los paradigmas que nos damos para entender lo real entran en crisis y lo fantástico transgrede todos los límites, disolviéndose el límite entre el sujeto y el objeto (el doble, la metamorfosis). Se disuelven las unidades clásicas de tiempo y espacio.

Hizo referencia además a que la metáfora no forma parte del género fantástico y que suele tener un narrador en tercera persona que focaliza en el personaje.

Carranza fue analizando algunos relatos fantásticos para ejemplificar los conceptos teóricos planteados en su exposición, citando también a Julio Cortázar quien habla de extrañamiento y también de una transformación total: lo real pasa a ser fantástico y lo fantástico pasa a ser real sin que se pueda determinar qué elementos pertenecen a uno y otro mundo (La continuidad de los parques).

Citando a Campra, Carranza mencionó que en la narrativa fantástica actual hay una imposibilidad de explicación de algo que no se sabe si ha sucedido. El héroe se enfrenta a la nada. Los mundos sombríos de lo fantástico no constituyen nada, insisten en la ausencia, la falta, lo no visto, lo invisible.

También se refirió a la diferencia que tiene el cuento fantástico con el maravilloso y al high fantasy que crea realidades alternativas con sus propias leyes, por ejemplo, La Saga de los Confines de Liliana Bodoc.

A continuación de Marcela Carranza tuvo lugar la exposición de Ricardo Mariño quien marcó una diferencia -o matiz en palabras de Mariño- con respecto a la clasificación propuesta por Todorov, tomando como referente a María Teresa Gramuglio.

Según el escritor, el punto central es qué noción de lo real se tiene. En este caso es preciso tener en cuenta que la concepción de lo real va cambiando. La contradicción entre lo real y lo sobrenatural es subjetiva, puede variar entre los lectores y además está atravesada por lo histórico.

También se refirió al género de terror, haciendo hincapié que las temáticas no generan los miedos en los lectores sino que justamente coinciden en los miedos que tienen los chicos.

Finalizando su charla, Mariño dijo que la literatura pasa por mostrar como extraño algo que en otro contexto es completamente normal y cotidiano, no sólo lo sobrenatural es extraño. Puso como ejemplo Instrucciones para subir una escalera, de Cortázar en donde lo común se vuelve extraño.

Para terminar señaló: “La literatura es un viaje del que siempre se espera que ilumine una zona desconocida.”

Le siguió Esteban Valentino quien dedicó su exposición al análisis de Tolkien. Las temáticas a abordar en su lectura eran cosmogonía, filosofía e ideología.

Valentino comenzó haciendo referencia a la historia del apellido de Tolkien para luego referirse a los datos biográficos. Posteriormente se abocó en profundidad a analizar la Cosmogonía tolkieniana. Lamentablemente por una cuestión de tiempo,  no pudo completar su exposición y se dio lugar al receso.

Las Jornadas retomaron su actividad con el foro Libros como ventanas. Nuevas construcciones narrativas coordinado por Pilar Muñoz Lascano. Las expositoras fueron Valeria Sardi y Lidia Blanco. Debido a un problema de salud estuvo ausente Carlos Silveyra.

Valeria Sardi comenzó con su ponencia titulada Infancia y literatura: masculinidades hegemónicas y alternativas en la LIJ latinoamericana.

Se refirió a que infancia y literatura mantienen una relación compleja y cambiante y a la necesidad de pensar la infancia, es decir quiénes son sus niñas y niños, que configuran sus identidades, cuáles experiencias los atraviesan y cómo la literatura puede interpelarlos. En este sentido remarcó que la infancia es una categoría sociohistórica.

También señaló la necesidad de poner en crisis los estereotipos fundamentados en los siguientes conceptos que incluyó en un power point:

  • Universos diferenciados entre varones y mujeres en el mercado de juguetes, industria del entretenimiento y literatura
  • Construir la identidad sexual a partir del vestir
  • Infancias y pobres: “supermacho” y “madrecita”
  • Niño sacer
  • Capitalismo infantil

En relación a las masculinidades, Sardi dijo que en el 2000 empezó a estudiarse la masculinidad como categoría teórica en el campo de los estudios de género. Habló también de la masculinidad hegemónica y al dispositivo histórico que regula las relaciones de género garantizando y legitimando la posición dominante del hombre y la subordinación de la mujer.

¿Qué libros proponen el quiebre de estos estereotipos? Sardi mencionó los siguientes, analizando brevemente cada uno de ellos:

  • Las hadas brillan en la oscuridad, de Graciela Cabal. Norma, 2009
  • El cuento El anillo encantado, de María Teresa Andruetto, en el libro que lleva el mismo titulo publicado por Sudamericana.

Sardi se refirió, siguiendo a Siqueira Peres, a lo queer como formas de identidad que se distancian de lo normativo y hegemónico. A modo de ejemplo citó:

  • El niño gato. Triunfo Arciniegas y Dipacho, SM.
  • Flicts. Ziraldo
  • El vestido de mamá. Dani Umpi, Criatura Editora, 2011

En relación a los niños  sacer, pobres, indigentes, considerados desechables por los adultos, Sardi mencionó el libro:

  • No comas renacuajos. Francisco Montaño Ibañez, Babel Libros, 2012

Para finalizar, Sardi dijo que estas obras son ejemplos de una LIJ latinoamericana que presenta nuevas maneras de mostrar las masculinidades en los textos, permite repensar las infancias alejándose de los binarismos y los universalismos sexuales y tiene una mirada estética desde lo literario.

A su continuación expuso Lidia Blanco su ponencia El protagonismo femenino en obras literarias para niños y jóvenes que comenzó reflexionando sobre el modelo femenino ideal impuesto por instituciones religiosas muy severas.

Haciendo referencia al libro Mujeres: entre la globalización y la guerra santa compilado por Marta Vasallo remarcó que los derechos de las mujeres son avasallados por los regímenes teocráticos y el neoliberalismo económico del mundo globalizado. 

Se tensionan dos representaciones de la mujer: la mujer objeto, cuerpo sexualizado en oposición a la mujer cuyo mundo es su hogar, dedicada al marido y lo doméstico.

Señaló, además, que los espacios en los que crece una mujer, como por ejemplo, la escuela pueden obrar como liberadores o inhibidores.

Citó también a Michele Petit quien apuesta a la lectura como puente a la construcción de una identidad que pueda hacer frente a los medios de comunicación masivos y hegemónicos.

Entre los libros que provocan una ruptura con el estereotipo femenino impuesto, Lidia Blanco citó los siguientes, haciendo una breve referencia a cada uno de ellos en relación a la representación de la mujer:

  • Irulana y el Ogronte. Graciela Montes y Claudia Legnazzi, Libros del Quirquincho
  • La señora Planchita. Graciela Cabal, Sudamericana
  • Un puñado de semillas. Mónica Hughes, Ekaré
  • El año de la vaca. Márgara Averbach, Sudamericana
  • Finis Mundis. Laura Gallego, SM
  • El libro de todas las cosas. Guus Kuijer, Macmillan
  • La marca en la tierra, Graciela Rendon, Comunicarte.

Para finalizar mencionó además otra serie de títulos y sus personajes femeninos:

  • Maruja. Ema Wolf, Sudamericana
  • La tía Sidonia, Laura Devetach (En: Diablos y mariposas, Del Eclipse)
  • La casita azul. Sandra Comino, Comunicarte
  • Momo. Michael Ende
  • Matilda. Roald Dahl, Alfaguara
  • Tuerto, maldito y enamorado. Rosa Huertas, Edelvives

Al finalizar este foro María Teresa Corral y Pablo Medina, coordinados por Cecilia Repetti realizaron el Homenaje a Batriz Dourmec (escritora) y Ayax Barnes (ilustrador), una pareja de creadores inoxidable como anticipo de la exposición que La Asociación La Nube, ALIJA y Gabriel Barnes presentan en Tecnópolis.

Las jornadas continuaron ayer viernes con la apertura de la Gran Travesía: un recorrido guiado por especialistas a través de la Feria con el objetivo de “conocer, reconocer e investigar los libros y publicaciones que se exponen de acuerdo con algunos ejes temáticos y consignas”. Esta actividad que incluyó la presentación y la formación de grupos de trabajo, el recorrido propiamente dicho por la feria y la puesta en común y conclusiones se extendió durante toda la mañana hasta las 13 hs.

Por la tarde se presentó el foro Palabras que cantan. Poesía coordinado por Griselda Gálmez. Participaron del mismo Cecilia Bajour, María Cristina Ramos e Isol.

La ponencia de Cecilia Bajour se tituló Cantar(es) en plural en la cual abordó algunas cuestiones problemáticas en torno al poema a modo de continuación de su conferencia Nadar en aguas inquietas: una aproximación a la poesía infantil de hoy que pueden leer en Imaginaria haciendo clic AQUÍ. En relación a estas cuestiones problemáticas hizo referencia a lo musical en la poesía para niños en un sentido amplio y a la idea de pluralidad en la musicalidad poética.

La exposición de Bajour giró en torno a que no existe un modo musical esencial o único en la poesía para niños. Hay una tendencia generalizada que sitúa la musicalidad únicamente en la rima, separando el universo de la poesía en general de la poesía especialmente dirigida a los niños y las niñas.

Según la especialista, en lugar de puntualizar en la oposición absurda entre poesía rimada y verso libre, habría que reflexionar sobre la oposición entre las tendencias a la conservación y las tendencias al cambio en la poesía infantil, y reflexionar, además, sobre los encapsulamientos y los peligros de deshistorización, sobre las diferentes manifestaciones del vínculo existente entre la voz y la mirada en el libro.

Señaló también que en la lectura de un poema hay una semejanza con la lectura de una partitura: qué relación se manifiesta entre las palabras, la ilustración y el diseño gráfico. ¿Primero estuvieron las palabras y luego la ilustración?  ¿O es una autoría integral o quizá un diálogo cercano entre los autores? El punto es cómo abrir nuevos universos semánticos.

Basándose en Antonio de Campos y la poesía concreta, Bajour reflexionó acerca de la relación existente entre la significación, lo visual y lo sonoro, sobre el ser físico del poema para niños.

También habló de la actualización verbivocovisual que alude a tres dimensiones del poema: gráfico-espacial, acústico-oral y semántica. En este sentido mencionó a Décio Pignatari y a la visualidad y sonoridad del poema: “el ojoreja oye” (“O olhouvido ouve”). 

Posteriormente, Bajour fue citando algunos ejemplos de poemarios, leyendo algunos poemas y haciendo comentarios de cada uno de ellos:

  • El vuelo de Lucy (cuaderno de tareas). Gerardo Villanueva e Ixchel Estrada, FCE
  • Palabras manzana. Jorge Luján, ilustraciones de Manuel Marín, Anaya.
  • Cabía una vez. David Wapner. Ilustraciones de Juan Lima, Calibroscopio.
  • Loro hablando solo. Juan Lima, Comunicarte.

Cecilia Bajour también se refirió a los límites sinuosos entre poesía y prosa, entre la poesía que cuenta y la prosa narrativa. En este sentido citó los siguientes ejemplos:

  • Quiere a ese perro. Sharon Creech, FCE
  • El idioma secreto. María José Ferrada, Faktoria K
  • Nariz de higo. Roberta Iannamico, Pequeño editor
  • La camisa fantasma. Roberta Iannamico, Aerolitos

Es preciso mencionar que al inicio de su charla, Cecilia Bajour expresó su repudio a la masacre que está sufriendo el pueblo palestino en Gaza, pidiendo además por la paz. Es por ello que al tomar la palabra María Cristina Ramos comenzó leyendo el poema Luna llena (1) en el cual se manifiesta lo brutal que se esconde en algunos seres humanos y que nos acecha. Al finalizar la lectura del mismo, la autora comenzó con su exposición Es un soñado bien la poesía en la escuela que abordó -con su estilo lírico y cálido- como tema central la necesidad de leer poesía en la escuela, de que los chicos lean poesía, que los docentes lean y den de leer poesía.

María Cristina Ramos habló de la lectura como cobijo, de la lectura como juego, de la necesidad de establecer caminos lúdicos destinados a descubrir las palabras. Dijo, además, que los textos poéticos demandan la participación activa del lector en la construcción de sentido.

También señaló que el primer gran tropiezo de la poesía en la escuela es el encuentro con textos disfrazados con el nombre de poemas y que nada tienen que ver con la poesía, simples palabras vacías de sentido, música, silencio unidas por una rima.

El texto poético sugiere, regala reminiscencias de otros tiempos  y espacios. María Cristina leyó algunos ejemplos de textos disfrazados con el nombre de poemas y en contraposición leyó algunos poemas de Edith Vera.

Dijo entonces que la poesía atesora una riqueza sumergida que hay que ir a buscar. Lo poético es, además, una necesidad humana y nace donde se ovillan los secretos. También se refirió a que la poesía ha atravesado siglos de la historia de la humanidad y nos ha acompañado en nuestra soledad, la poesía trata de los lectores y su complejidad.

Para María Cristina Ramos la poesía “puede devolver el latido de la vida en zonas que fueron rozadas por la no vida, ya fuera muerte, orfandad, falta de acompañamiento en el crecer, dinámicas negativas de un ambiente difícil“.

Y entre otras cuestiones remarcó por qué leer poesía en la escuela. Por ello, les invito a escuchar un breve fragmento de su exposición en el que responde a ¿por qué leer poesía en la escuela?

Luego la autora se refirió a cómo hacer y en este sentido citó el libro de Andricaín y Rodrïguez Escuela y poesia: ¿Y qué hago con el poema? (2).

¿Cómo hacer? Escuchemos lo que dice María Cristina Ramos:

No hay que preocuparse de constatar en los chicos una comprensión minuciosa del texto poético, un poema no se explica -dice la autora- sino que se lee, se juega con él y al igual que en el juego se puede entrar y salir del texto, se trata de entrar en su materialidad, en sus aguas y a los docentes y mediadores nos debe bastar que los chicos salgan  de él “aunque sea habiendo adquirido parte de su complejidad, basta con que quieran repetir parte de esos versos, aún desconociendo el significado de algunas palabras, basta con que descubramos que se asoman al texto y se adentran en esa niebla que el poema tiende, que algo de ellos quede en suspenso en la lectura, basta con que vuelvan a pedir el libro que ya leyeron”.

Según Ramos, tanto los niños como los adultos debemos dejarnos llevar por “esos asomos de sentido que irán dibujando formas y sensaciones en nuestra subjetividad”.

María Cristina dijo que “la palabra poética abre espacio y da cabida a lo emotivo que nos define como humanos y a la subjetividad de que disponemos para captar de manera única las cosas y el mundo”, también que es una mirada que aúna lo cognitivo con el caudal de lo imaginario y que la función de lo poético es ponerle palabras a los descubrimientos, al dolor, a la alegría, a la esperanza, a los avatares de lo emocional. Dijo que “leer poesía dará palabras para sostener la casa del aire que nos sostiene, ese mundo que necesitamos para vivir en integridad”.

Al finalizar la exposición de la autora, continuó Isol quien con mucha frescura reflexionó acerca de cómo poner una imagen plástica a la imagen poética, cómo hacer para no cerrar con la ilustración los múltiples sentidos del poema. Isol destacó la necesidad de seguir en esa línea semántica abierta para que el lector lo pueda apropiar de diversas maneras. En este sentido, ella dijo que siente que la ilustración también tiene secuencia y ritmo, y que el ilustrador tiene un gran poder sobre la imagen que se lee.

Existen cantidad de juegos que se pueden hacer con las imágenes para llevar a un lector a repensar un poema, una historia. Por otra parte, dijo que el ilustrador puede estar diez páginas con una sola escena, mirando de un lado, del otro a diferencia del texto.

Para Isol la poesía es mucho más liberadora a la hora de dibujar, ya que el ilustrador tiene que llevar a una imagen, ideas (imágenes mentales múltiples) que no son muy explicables de otra manera.

A medida que Isol brindaba su exposición, nos iba mostrando sus ilustraciones tanto para textos de otros autores -como por ejemplo Jorge Luján- como para textos propios.

También hizo referencia a la integralidad del arte: de lo escrito, lo visual y lo sonoro y por ello, termino su presentación con un tema de su grupo musical.

Isol dibujando en el stand de Calibroscopio

Isol dibujando en el stand de Calibroscopio

Las Jornadas finalizaron con la presentación hermosa del grupo Unicanuez que es una banda de música infantil integrada por Margarita Artusi (voz y accesorios depercusión), Natalia Méndez (dibujos recortados y retroproyección), Germán Frers (piano, mandolina y melódica), Juan Lavagnino (percusión) y Antonio Santa Ana  (guitarras y voz). En esta oportunidad participó también Victoria Bayona.

Todos los temas de la banda están compuestos sobre poesías de María Cristina Ramos. Quienes quieran descargar el disco titulado Catapluplúm pueden hacer clic AQUÍ. ◘AM.

(1) Ramos, María Cristina. Desierto de amor y otros poemas. Buenos Aires: SM, 2013 (El baro de vapor)

(2) Andricaín, Sergio y Rodríguez, Antonio Orlando. Escuela y poesía. ¿Y qué hago con el poema? Buenos Aires: Lugar Editorial, 2009 (Relecturas)

Seminario “Obras literarias de autores latinoamericanos destinadas a niños y jóvenes”

El próximo 6 de septiembre comenzará el Seminario Obras literarias de autores latinoamericanos destinadas a niños y jóvenes a cargo de la profesora Lidia Blanco en la Asociación La Nube – Infancia y Cultura.

A través de lecturas y reflexiones se recorrerá la obra de José Martí, Monteiro Lobato, Ana María Machado, Lygia Bojunga, Marina Colasanti, Antonio Skármeta, Julio Llanes Nilma Lacerda,  Yolanda Reyes y Graciela Montes.

Las clases se dictarán los sábados en el horario de 13 a 16 hs.

Informes e inscripcióntalleres.lanube@gmail.com

“La cuestión de la identidad en obras literarias para niños y jóvenes”, por Lidia Blanco

La conferencia que comparto a continuación pertenece a la prof. Lidia Blanco quien la leyó en la mesa de reflexión e intercambio titulada “La presencia del otro y la cuestión de la identidad en las obras literarias en la literatura infantil y juvenil”, el pasado 25 de mayo, en el marco de las 4tas. Jornadas internacionales de Literatura Infantil y Juvenil.

“La cuestión de la identidad en obras literarias para niños y jóvenes”

Por: Lidia Blanco

Introducción

La cuestión social puede definirse como una trama de construcciones ideológicas, proyectos políticos, acontecimientos que afectan el devenir de la historia de los pueblos, es decir, sistemas de gobierno, conflictos armados, invasiones militares sobre un territorio, formas de distribución de la riqueza, características del comportamiento de grupos familiares, estrategias políticas hacia la búsqueda de formas de vida que posibiliten la felicidad de los integrantes de una sociedad determinada.

El Arte puede o no  adueñarse de la cuestión social y ficcionalizarla de modo que resulte testimonial de determinado acontecimiento. Tenemos miles de ejemplos en la historia del arte en general y de la literatura. “Juanito Laguna” de Berni, “Guernica” de Picasso. “El tambor de hojalata” de Günter Grass, Baudolino de Umberto Eco, “Cien años de soledad” de García Márquez El crecimiento de la pobreza y el desempleo, las dictaduras y las revoluciones del Siglo XX, dieron tema a una multitud de obras que tienen un lugar jerárquico otorgado desde el público lector, y desde la mirada académica.

Las dos grandes guerras mundiales del Siglo XX, que dejaron ciudades destruidas, miles de hombres, mujeres y niños muertos o mutilados, también se transformaron en expresiones artísticas en la plástica, el cine, la poesía, el teatro, la narrativa. En ese espacio cultural tan especial, tienen un lugar destacado la pobreza, la discriminación racial, la violencia de género, el despojo de la dignidad humana, y la miseria que afecta a los sectores marginales, privados de sus derechos, y generalmente fuera del sistema productivo, sometidos a la violación plena de los derechos que hoy aparecen en la Convención que todos conocemos.

Voces de poetas

Pablo Neruda…

“Yo no vengo a llorar aquí donde cayeron:

Vengo a vosotros, acudo a los que viven.

Acudo a ti y a mí y en tu pecho golpeo.

Cayeron otros antes. ¿Recuerdas? Sí, recuerdas.

Otros que el mismo nombre y apellido tuvieron.

En San Gregorio, en Lonquimay lluvioso,

En Ranquil, derramados por el viento,

En Iquique, enterrados en la arena,

A lo largo del mar y del desierto,

A lo largo del humo y de la lluvia,

Desde las pampas a los archipiélagos

Fueron asesinados otros hombres,

Otros que como tú se llamaban Antonio

Y que eran como tú pescadores o herreros:

Carne de Chile, rostros

Cicatrizados por el viento,

Martirizados por la pampa,

Firmados por el sufrimiento.”

(Fragmento del Poema “Los muertos de la plaza”. Enero de 1946.Santiago de Chile. “Canto general. Losada .1968. Página 223).

Juan Gelman…

la mujer sentada en la plaza no tiene techo

tiene un chico de cinco años que se pone a gritar en la plaza

grita bajo el cielo abierto en la plaza

hace 20 días que el chico de pronto se pone a gritar bajo el cielo

 

esos gritos cuelgan del aire un rato y caen sin

que nadie los vea guarde o moje para apagar /el frío

los arruga y crujen como padecimientos como hijas

como se cose en la plaza mientras

algunos preparan una reunión para defender la poesía

citan poetas por teléfono o algo

cruje ahora o padece apenas cubierto

por el otoño o  la mano

(Fragmento de “Reuniones”. En ”Gelman. Antología Personal”. Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos.1993. Página59)

Pensar la literatura como un posible discurso solidario con las otras voces que se alzaron y se alzan para defender formas más justas y dignas de la vida humana lo encontramos por ejemplo, en Pedro Orgambide. En el libro “Una literatura solidaria” editado por el Instituto Movilizador de Fondos Editoriales en el 2002, recorre obras y autores argentinos, penetra en lo hondo de los textos que él consideró parte de una trama en la que predomina el compromiso con los más relegados.Era su postura frente a la literatura y frente a la vida. Periodista, militante comprometido con una tarea de creación y de denuncia, padeció como tantos otros el exilio durante la dictadura. Reconocía como su maestro al inolvidable Álvaro Yunque. Aportó ideas y trabajo en el Centro de la Cooperación, que justamente edita este libro como homenaje a su valor como creador y como militante social.

Transcribo fragmentos del Prólogo de su autor a ese libro:

“-La solidaridad es el lujo de los pobres-, me dijo un amigo al fin de un viaje por una vasta región sumergida en la pobreza. Habíamos visto cómo sus habitantes sobrevivían gracias a la solidaridad que ellos mismos habían construido con esfuerzo, con paciencia y con coraje. Mi amigo me preguntó entonces si los escritores habíamos registrado alguna vez esta lucha tenaz contra la marginación de sus semejantes. Le respondí que sí, que gran parte de nuestra literatura había dado ese testimonio. De todos modos, creí necesario volver a revisar esos materiales, iniciar una nueva lectura desde este tiempo de crisis. Al fin, la misma cultura estaba en juego relegada ante otras urgencias de la realidad. ¿Qué sentido tenía hablar de literatura cuando miles de chicos se desmayaban de hambre en las escuelas que debían abandonar? Recordé entonces la misma pregunta que se hacía Sartre frente a la hambruna de Biafra. Y deduje que en la misma pregunta estaba la respuesta: escribir era una forma de superar la culpa y de ejercer la crítica frente a un sistema injusto.”(Orgambide: 13)

La mirada sobre el Otro

La discriminación es una construcción subjetiva mediante la cual unos seres humanos conciben como inferiores y despreciables a otros seres humanos. Y esa visión legitimizada en determinados contextos sociales favorece la explotación, la marginalidad, y la violación del estado de derecho que plantea la Convención Internacional de Derechos Humanos.

Algunas obras contemporáneas de literatura para niños y adolescentes,  abordan esta cuestión iluminando a los protagonistas de las zonas oscuras de la sociedad planetaria. Pobreza, género sexual, ideología política, creencias religiosas, etnias consideradas inferiores.

A medida que el tema va ocupando espacios dentro de la sociedad, escritores y editores del campo de la LIJ, apuestan a creaciones literarias que indagan zonas de sufrimiento de aquellos seres humanos que no pueden vivir en plenitud por carencias que no han sido resueltas en el Siglo XXI. Compartiremos la lectura de obras literarias que intentan revertir la injusticia y la crueldad de la marginalidad.

Discriminación ideológica

Los agujeros negros. (2008)Yolanda Reyes. Autora colombiana Buenos Aires: Alfaguara. Ilustraciones de Daniel Rabanal.                             

Este cuento fue seleccionado por Editorial Alfaguara en el 2000 para integrar una colección de narraciones referidas a los Derechos de Infancia. Posteriormente fue nuevamente editado con nuevo formato y es un testimonio literario y político a la vez de los conflictos armados en Colombia.

 En la edición UNICEF/Alfaguara del 2000 el prólogo pertenece  a José Saramago, que así presenta el libro:

“No estamos usando la razón para defender la vida. No hemos sabido consolidar una acción colectiva capaz de proteger eficazmente la vida desde sus primeros pasos –los niños. Y si no hemos sabido proteger a los niños, ¿cómo vamos a poder defender la vida en general?

Trabajamos por la dignidad del ser humano sea cual sea su edad. Los niños, sí, todos los niños, pero también los viejos y los marginados, los que buscan la paz y el pan y a cambio reciben humillaciones e indiferencia.

Tal vez mi mirada sobre el mundo sea demasiado pesimista, pero, en conciencia, no creo que el mundo, tal como es, otorgue a nadie el derecho a ser optimista.

Para cambiar de vida es necesario cambiar la vida.” José Saramago

Y resulta de interés conocer a otros integrantes de esa comisión seleccionada por UNICEF: Mario Benedetti, Ángeles Mastretta, Elena Poniatowska, Tiago de Mello, Ernesto Sábato y Jorge Enrique Adoum.

Pero vamos al texto de Yolanda Reyes, puntualmente. Es la historia de un niño cuyos padres han sido detenidos por fuerzas militares cuya identidad no se aclara, y son desaparecidos. Al niño lo cría una abuela, hay un silencio enorme sobre lo ocurrido con sus padres, y finalmente la llegada de la verdad que lo vuelve pleno, que le otorga el derecho a conocer su verdadera historia aunque esa historia sea tan triste. El cuento está precedido por un prólogo de Yolanda Reyes que también lo encontramos en esta edición. Elijo este fragmento que presenta la intencionalidad expresa de la autora:

“Quería acompañar el duelo de un niño que crece haciéndose preguntas muy difíciles, hasta lograr entender lo mucho que sus padres lo quisieron, porque creo que el amor y la esperanza a veces se ocultan en donde menos nos imaginamos, como esas flores silvestres que uno encuentra en medio de un precipicio. También quería “congelar” esa última imagen de unos padres poniendo a salvo a su hijo, pues creo que eso es lo que deberíamos hacer los adultos: poner en primer lugar a todos nuestros niños.

Ese lugar que se merecen los niños no es un favor, sino un derecho, y está consagrado en los tratados internacionales que protegen a la infancia, lo mismo que en las constituciones políticas de nuestros países. Yo tengo la esperanza de que si todos conocemos los derechos de los niños, si los tenemos presentes en nuestras decisiones cotidianas y si exigimos su cumplimiento, las palabra irán cobrando poco a poco, una dimensión más real.”(Reyes: 9)

Discriminación étnica

 El espejo africano. (2008) De la autora argentina Liliana Bodoc. Buenos Aires: SM. Premio Barco de Vapor.

Un pequeño espejo enmarcado en ébano nos conduce a  través de historias que vienen de muy lejos, y de muy atrás en el tiempo, hasta alcanzar un presente que también es lejano para el tiempo actual. La novela se desarrolla a partir del año 1779, en África, y finaliza en Mendoza, Argentina, en el año 1822. Un espejo es pues el enlace que nos permite comprender la relación entre las diferentes narraciones que componen la novela.

Desde la voz de un narrador que nos conduce desde el comienzo hasta el final, llegan frases que condenan el uso ilegítimo del poder de unos sobre otros, tanto en la historia de la niña esclava, como en la de Dorel, esclavo de una mujer despótica.

Historias que abren y cierran y dejan una puerta abierta para continuarse en otra. Como cajitas que guardan su propia coherencia interna, y un hilo que las relaciona para componer una novela que nos lleva en cada situación, a una reflexión sobre la condición humana, el valor de la libertad, y la lucha por conseguirla en contextos diferentes.

Paquelé. (2006) Del autor cubano Julio Llanes. Editada por Novelas del Eclipse bajo la dirección de María Teresa Andruetto.

Novela histórica situada en los finales del Siglo XIX, desarrolla la  historia del personaje Paquelé, sus sufrimientos y exclusiones como esclavo negro, su lucha por la libertad y la justicia, su hondo amor por su tierra, por su lugar, por su etnia, por su identidad.

Recorremos su estancia en el campo, junto a María Teresa, su madrina, a quien llama en algunas ocasiones “mamá”. Separado de sus padres por un capricho de la señorita de la casona, llegó al ingenio de Don Gonzalo apenas siendo un bebé.

Cada capítulo abre a los ojos del lector detalles oscuros y crueles de la esclavitud, y las descripciones suavizadas por un lenguaje hondamente poetizado, no disimulan la denuncia contra el amo esclavizador.

“…la señorita de la casona quería un negrito gracioso para jugar en las tardes aburridas de la ciudad y se lo regalaron.”(Llanes: 9)

El desenlace, abierto, lleva al personaje a reunirse con su amigo Lorencito, quien ya ocupa un lugar de combate en el monte. Se recuperan claramente los primeros pasos de la revolución cubana, simbólicamente el monte aparece como el inicio de la batalla por recuperar la dignidad de pueblo avasallado.

Discriminación social

 Si alguien te espera (2011).De la autora argentina Lydia Carreras de Sosa. Ilustrado por María Jesús Álvarez. Buenos Aires: Editorial Macmillan Publishers. Colección Todos distintos.

El tema central de esta novela,  es justamente el juicio crítico de una comunidad escolar acerca de la calidad de seres humanos que han cometido delito, o están presos como sospechosos. Y esa es la historia de Itatí, su madre está presa, ella ha compartido la prisión con su madre y en el presente del relato será protegida por una abogada, Marcela, que asume la defensoría del caso, y logra su inclusión como alumna en una escuela privada. La vida de la niña transcurre normalmente, hasta que una portera cuenta lo ocultado: es la hija de una mujer que está en prisión. Cuando circula la historia de Itatí, varias familias reaccionan contra el director de la escuela por haber admitido a una niña con una madre presa. Los diferentes enunciados de los adultos acerca de esta realidad nos permiten asomarnos al tema de la discriminación, y del prejuicio.

Dice Priscila, la madre de una alumna:

No podemos estar todos mezclados. Demasiado con los cuidados que tenemos para salir de casa, para entrar, con las rejas, las alarmas, los perros, es una locura, ¿no te parece? Por supuesto las mucamas siempre roban, algo roban, siempre, es normal, pero de ahí a lo que ha hecho esta mujer, porque para estar presa algo terrible habrá hecho, hay una gran distancia” ( Carreras de Sosa: 12)           

Otro padre,  Sebastián Sánchez Granel, presentado por la narradora como integrante del Banco Galicia, se enfrenta con el director, indignado por la presencia de Itatí en la escuela:

“-Bueno, ¿nos vamos a transformar en una escuela asilo o qué?-   (Carreras de Sosa: 188)

 Estas opiniones confrontan con las de otro padre, de profesión camionero, que se solidariza con el director, y cuyo discurso señala su enfrentamiento de clase social con los otros integrantes de la cooperadora de la escuela. José Cucciarelli sostiene otra ideología y otro registro discursivo:

Yo hablo de frente, le guste a quien le guste. Ayer, si me perdona la expresión, lo mandé a Sánchez Granel a la mierda. Directamente. (Carreras de Sosa: 204)

“-Mire director, yo no voy a agarrarme a trompadas con nadie por más que no estemos de acuerdo. Quédese tranquilo por ese lado; pero tampoco voy a callarme delante de un estirado como Sánchez y sus amigos.” (Carreras de Sosa: 205)

Desde el narrador omnisciente, en definitiva la voz de la autora de la novela, encontramos esta imagen de Carlos Santillana, el director de la escuela:

No podía creer ni entender el doble discurso de tanta gente. Se sentía enfurecido por la rapidez con que se habían sacado las máscaras y habían dejado de sonreír, por la saña con que algunos se habían vuelto contra una niña que pasó de ser pintoresca por ser paraguaya a ser una amenaza por tener una madre en la cárcel” (Carreras de Sosa: 207)

Discriminación política

Un amigo para siempre. (2012). Marina Colasanti .Ilustraciones de Rodrigo Folgueira. Traducción de María Teresa Andruetto. Buenos Aires: Calibroscopio. Texto original en portugués: Um amigo para sempre.1ra.Edición: 1998.

La autora parte de un hecho real que enuncia en el encabezado del texto:

“Esta es una historia real. La historia de Luandino Vieira, escritor de Angola que luchó por la independencia de su país. Pero es una historia tan linda que a mí me hubiera gustado haberla inventado.” Colasanti: (s/p)

Verdadera obra de arte, con ilustraciones de fuerte marca surrealista, llega esta historia de un preso político. El enunciado del narrador nos presenta desde el primer momento la situación de injusticia y de autoritarismo político por la que padece prisión:

Porque pensaba  diferente de los que gobernaban su país, aquel hombre estaba preso”. (Colasanti: s/p)

Su imaginario construye un jardín en el patio de la prisión…

En verdad no era un jardín, porque no tenía canteros. Pero era, sí, un jardín en el pensamiento del hombre, porque a veces tenía flores, los árboles diseñaban manchas de sombra en el suelo, y había pájaros.” (Colasanti: s/p)      

Y uno de esos pájaros, un habitante de ese jardín que el hombre había construido con su mente, se acercó para compartir un pan, migas de pan que el hombre esparcía para que el pájaro picoteara.   El vínculo se transforma en una luminosa metáfora sobre la libertad, la que el protagonista ha perdido. Y el texto va cobrando ambigüedades que permiten al lector sentir la presencia del ave como un Otro verdadero.

Y el pájaro llegaba, daba pequeños saltos, se detenía, volvía a saltar. Hasta llegar a picotear las migas, siempre atento a las actitudes del hombre. Ese era el modo que tenían de conversar”. (Colasanti: s/p).   

El hechizo se rompe, un día el pájaro no regresa. Y el cuento deja un sabor de tristeza, y una ventanita de luz hacia un futuro posible en los sueños del hombre preso:

Que el pájaro había seguido su destino, fuera cual fuese. Un destino que lo llevaba lejos de ahí. Como el de él, alguna vez lo llevaría lejos de aquel lugar, para siempre lejos de aquellos muros”. (Colasanti: s/p).

Reflexión final

La discriminación, sea cual fuere su naturaleza, destruye la vida, interrumpe la aventura de crear, de amar en libertad. Como el pájaro de este cuento de Marina Colasanti, dejemos volar nuestro deseo de un mundo en el que hombres, mujeres, niños, niñas, jóvenes, abran sus alas y nadie quiebre con su violencia la altura de su vuelo.

Referencias bibliográficas

Orgambide, Pedro. (2002)”Una literatura solidaria”. Buenos Aires: Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos.

Reyes, Yolanda. (2008) “Los agujeros negros”. Buenos Aires: Aguilar. Altea. Taurus. Alfaguara.

Bodoc, Liliana. (2008). “El espejo africano”. Buenos Aires: SM. Premio Barco de Vapor.

Llanes, Julio. “Paquelé”. (2006) Buenos Aires: Novelas Del Eclipse bajo la dirección de María Teresa Andruetto.

Carreras de Sosa.  (2011) “Si alguien te espera”. Ilustrado por María Jesús Álvarez. Buenos Aires: Editorial Macmillan Publishers. Colección Todos distintos.

Colasanti, Marina. (2012). “Un amigo para siempre”. Ilustraciones de Rodrigo Folgueira. Traducción de María Teresa Andruetto. Buenos Aires: Calibroscopio. Texto original en portugués: Um amigo para sempre.1ra.Edición: 1998.

 


Nota de La memoria y el sol

El texto ha sido publicado con autorización de la prof. Lidia Blanco a quien le agradezco enormemente haberlo compartido en este blog. AM

Palabras que tienen memoria, por Lidia Blanco

Pensemos una verdad sencilla. El Arte siempre estuvo un poco de acuerdo con la subversión, tal vez por eso los primeros en caer durante las dictaduras de todos los tiempos, fueron artistas. Escritores, actores, cantautores, muralistas, poetas. Es por este motivo que la literatura como parte significativa de la creación humana, ha sufrido censuras, y muchas veces los autores debieron exiliarse o pagar con su vida el haber producido obras de Arte  que contradecían al Poder.

Durante la dictadura que nos dejó heridas y miedos, las formas expresivas en sus variadas posibilidades fueron encerradas, demonizadas en muchos casos, porque desde el Ministerio del Interior del Gobierno Militar, se veía como peligrosas muchas palabras que vivían en libros, revistas, periódicos, obras de teatro, canciones. Sobre estas censuras encontramos amplia información en una obra monumental que debe estar en todas las bibliotecas y que deben leer todos los argentinos: “Un golpe a los libros”. Hernán Invernizzi y Judith Gociol, sus creadores, realizaron una prolija investigación que es hoy documento testimonial de aquella época.

En el Prólogo, Horacio González, Director actual de la Biblioteca Nacional que hoy nos reúne, se expresa en estos términos:

No hay poder sin escritura. Luego vendrá el singular problema de la destrucción de papeles reservados y códices recónditos. Tampoco hay poder sin destrucción de papelerío. No en vano la burocracia es uno de los más profundos movimientos del poder, y ello se evidencia aún en que vacila en dejar en sigilo absoluto sus movimientos. Todo poder vive de ese vaivén entre lo que no puede dejar de escribir y lo que no  puede dejar de aniquilar alrededor de la evidencia de que hay rastros por él mismo producidos. Un gobierno como el de los militares argentinos, que organizó círculos de hierro alrededor de su propia clandestinidad, dejaba marcas, significados y protocolos reglamentarios por doquier. Por eso, una de las tesis de este libro supone que había una cultura intelectual del gobierno militar organizada a través de valores de pureza y de orden, y de la sempiterna pedagogía del censor con su truculento correlato flamígero, la quema de libros”. (1)

La democracia nos permitió recuperar el derecho a la palabra, a la investigación sobre los procedimientos de detención y asesinato de miles de argentinos, robo de bebés, destrucción de la economía. Censura. Crímenes. Conocimos detalles sobre el horror de las torturas de los detenidos y del sufrimiento de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

Pero la Memoria Colectiva de un pueblo no se organiza solamente con la información, es necesario que se elabore íntimamente cada uno de esos datos, que se los acepte como verdaderos, y que asumamos como conjunto ciudadano, la responsabilidad de lo que no debe ser solamente una frase publicitaria: NUNCA MÁS.

En ese proceso de construcción de la Memoria Colectiva participan hoy organizaciones de Derechos Humanos, abogados, jueces, fiscales, familiares de detenidos-desaparecidos, hijos y nietos recuperados. ¿Falta algo más? Sí, la subjetividad humana tiene otros tiempos. Y es por eso que la literatura puede cumplir en este proceso una función educativa de jerarquía porque los hechos ocurridos llegan a través de la ficción cargados de voces de seres que tal vez no existieron, pero que representan justamente a los que ya no están.

Algunas obras literarias que abordan el tema de la dictadura y su tremenda crueldad, se constituyen hoy en homenaje a la militancia, a los que padecieron sufrimientos atroces, y a la vez resultan enseñanza de un sistema de valores, el que fuera justamente ultrajado por esa dictadura. Los escritores que exploraron esa experiencia del pueblo argentino ocupan hoy un lugar especial entre los lectores, y es un deber de docentes y bibliotecarios, hacerlos llegar a niños y jóvenes, para que sumen  sus representaciones, y también su compromiso con la democracia que todavía se está fortaleciendo.

Algunos artistas nos llegan a lo más hondo, nos evocan nuestros muertos queridos, nos duelen el alma, pero también nos salvan de la locura del olvido. Quiero que mis palabras sean de agradecimiento a todos los que van colocando en la mesa de compartir el pan de la revolución, su palabra de memoria, para que nunca más, ni ahora ni después. …Nunca el Olvido.

El año de la vaca.de Márgara Averbach, editada por Sudamericana en el año 2003 abre ante el lector las ventanas de la memoria histórica que constituye hoy uno de los grandes temas de los organismos de Derechos Humanos. Durante la dictadura militar instalada en Argentina en el período 1976-1983, muchos niños nacidos en los centros clandestinos de cautiverio fueron robados y posteriormente entregados a otras familias que luego se adjudicaron una paternidad falsa. La historia narrada por Márgara Averbach coloca en las voces de un grupo de adolescentes la reconstrucción de la verdadera identidad de una adolescente que ha crecido en un hogar ilegítimo y los pasos que recorre hasta descubrir su verdadero origen.

Un breve texto introductorio a modo de dedicatoria, permite al lector saber de antemano que la ficción parte de un hecho verdadero…

 “A las Abuelas de Plaza de Mayo, que conocen la historia.

A Mónica, María Cristina, Diana, Perla, Miriam, Lea, que se sentaron a conversar en bares, en patios, en bancos de plaza hasta que me devolvieron, de a poco, con paciencia infinita, la conciencia  del poder que hay en la charla.”

La estructura de la obra está montada justamente en conversaciones entre alumnos de un curso de una escuela secundaria de Buenos Aires. Y esas conversaciones van armando la historia de Nadia, cuyo verdadero nombre es Celeste. Seis narradores aportan cada cual su mirada propia sobre el acontecimiento que los convoca y  en su decir se descubren como personalidades diferentes que arman y desarman los hechos como en un rompecabezas. El procedimiento narrativo permite la reflexión crítica al lector, tomar su propia determinación ante el hecho narrado, porque en verdad los sucesos que actúan los personajes, adquieren diferentes matices según la óptica del que narra. Hábilmente la autora muestra en estos discursos de los adolescentes la polémica vigente en la sociedad argentina respecto a la devolución a su familia de origen de los hijos de los desaparecidos durante la dictadura militar.

El tratamiento del lenguaje otorga verosimilitud a cada escena, aún aquellas que se despegan de la realidad para ingresar a lo fantástico, a lo inexplicable. La jerga de los alumnos de una escuela secundaria contemporánea se reproduce con fidelidad, lo que implica observar un impecable trabajo sobre la escritura propio de la buena literatura. Nunca nos encontramos con la mirada del adulto, siempre estamos escuchando a estos jóvenes que cuestionan y se interrogan sobre sus sentimientos, su situación de alumnos en una institución educativa que los niega como personas verdaderas, y que no les brinda acompañamiento para resolver conflictos como individualidades y como integrantes de una sociedad.

Sebastián,  narrador que aparece en primer lugar, expresa los cambios ocurridos en él a partir del conocimiento de la verdadera identidad de Nadia, hija de desaparecidos durante la dictadura, y lo dice con sencillez,  pero también con el desorden esperable en alguien de su edad:

“Fue un año raro, un año con vueltas, como el laberinto ése de Córdoba que fuimos a ver el verano pasado. A mí me pasó algo en estos meses. Y yo diría que fue por la Vaca. ¿O por Nadia? No estoy seguro. Lo de Nadia hizo que de pronto me interesaran los noticieros. Y los avisos que salen en los diarios, esos que vienen con una foto y un nombre y cuentan una historia en tres palabras. Juan Ramirez, desaparecido el 4 de abril de 1976 en…Hace un año, ni los hubiera mirado. Ahora me siento con ella y estudiamos esas fotos en la plaza. Imaginamos las vidas de los que los conocían. No, no soy el mismo”.

Para Rafael las cosas son diferentes, rechaza el descubrimiento de la verdad, se encierra en sus propias convicciones, se aísla del grupo.

Yo estoy como siempre. Los últimos días de clase me la pasaba escuchándolos todo el día. Que el año los cambió, que esto, que lo otro, que ahora saben, que ahora entienden. Allá ellos, a mí no me cambian así como así. Qué año ni qué año. Si ellos quieren ser otros, bueno. Son unos boludos. Unos inseguros.”

Juana, apodada la Vaca, es un personaje rodeado de misterio, sostiene situaciones que permiten atribuirle poderes especiales, casi una maga. Es la que desata el interés por conocer la verdadera identidad de Nadia. Nadia. Sus reflexiones sobre la  identidad ocultada dentro de una familia falsa, el asombro, el horror, pero también el bienestar interior que logra en su nueva situación, otorgan sentido a todas las otras voces que desgranan la novela:

“La foto era como yo tres veces. Cuatro.Yo en el hombre alto, un hombre con mi piel, con mi pelo rojo. Yo en la mujer, en esa cara repetida, la mía, mi cara calcada y agrandada. Yo, en el bebé. Porque no dudé ni un momento: yo había sido alguna vez esa cosita abrigada y envuelta. Y la cuarta, yo afuera de la foto, mirándome tres veces. Me pareció que me moría. Me faltaba el aire. En cierto modo sigo así. Se me está pasando pero muy despacio. Lo que menos se me pasa es la rabia por lo que me robaron. La sentí ese día y ahí está, todas las mañanas. Ni siquiera sé si quiero que se vaya”.

La palabra Historia, así con mayúscula, se repite varias veces en el texto, y es justamente en este discurso de Nadia, que ahora sabe que es Celeste, cuando crece en una dimensión simbólica, cargada de matices, como sintetizadora de otros discursos que aún permanecen silenciados, por miedo, por ignorancia, por cobardía. Márgara Averbach recrea en cierta forma esta palabra, Historia, que al comenzar la novela es apenas una disciplina, un libro, una profesora. Cuando finalmente el lector concluye, tendrá en su haber casi un neologismo, la Historia Argentina construida por todos, la identidad como representación colectiva, como una victoria sobre la impunidad y la mentira.

El tiempo que siempre hace lo suyo, fue acunando otras historias que mostraban las zonas oscuras de aquel momento histórico. La actividad de la Triple A en tiempos previos al golpe. Ese es uno de los hechos que aparecen en la novela de Paula Bombara:

“El mar y la serpiente”, editada por el Grupo  Norma en el 2005.

La novela se compone de tres partes que definen a través de la construcción discursiva los cambios en el crecimiento de la protagonista desde su primera infancia hasta la adolescencia. Los diferentes niveles del lenguaje han logrado un ajuste admirable con las características propias de estas etapas evolutivas. Es el lenguaje el que va colocando y sacando piezas del mapa semántico hasta llegar al escenario final en el que cada personaje ha encontrado su lugar y su sentido dentro del texto.

La primera parte se anuncia con el título  “La niña” y pone en movimiento su palabra que es a la vez su universo cognitivo, su primer contacto con los enunciados de su madre que responde a sus preguntas que dan comienzo a la historia: la desaparición del padre.

Digo ¿y papá?

Me dice, no sé.

Papá se fue en bici.

Papá se perdió

Digo, ¿papá se perdió?

Mamá me mira. No habla. Le cae mucha agua de los ojos.

La información sobre la muerte de su padre llega a medias: un accidente, se le paró el corazón.

Mamá dice, cuando te morís, el cuerpo no sirve más. Ahora papá nos mira desde el cielo. Dice, no lo vamos a ver más pero él sí nos ve. Desde el cielo.

La segunda parte titulada “La Historia” despliega los detalles que van surgiendo de boca de la madre en la medida que la niña, ahora más grande, le va planteando preguntas más detalladas. La curiosidad se vuelve exigencia, y lentamente el diálogo entre las dos amplifica el texto acotado, los fragmentos se reúnen en un nuevo discurso que contiene al que ya el lector conoce, pero los datos puntuales tienen agregados que permiten conocer las causas y el contexto singular de una desaparición en una fecha exacta, 1974, y responsables nominados, las Triple A.

 La niña se entrega a la voz de la madre y el relato la conmueve como si no le perteneciera. La serpiente, un juguete precariamente confeccionado con trozos de tela durante el cautiverio de su mamá, cobra vigor, es símbolo del amor y la esperanza de recuperación de un tiempo perdido.

 -Me dieron los pedazos de tela, una aguja y un hilo rojo. Se me ocurrió hacerte la serpiente porque era lo más fácil: un tubo cosido por las puntas, relleno con alpiste…

Las formas discursivas cobran tal fuerza de realidad que transforman las palabras en sonidos, y la ficción induce al lector a convertirse en auditor de la conversación, en cierta forma en cómplice de las confesiones de la madre. En esta segunda parte se refuerza esta inclusión del que lee, como una invitación a tomar parte en la novela en el rol de un personaje testigo de la  historia narrada. En cierta medida, un cómplice del secreto compartido entre madre e hija.

 Esta manera singular que ha elegido la autora para producir su novela, nos remite a la reflexión sobre la cuestión de la memoria que formuló Elizabeth Jelin, en agosto del año 2000:

“¿Qué importa de todo esto para pensar sobre la memoria? Primero, importa el tener o no tener palabras para expresar lo vivido, para construir la experiencia y la subjetividad a partir de eventos y acontecimientos  que nos chocan. Una de las características de las experiencias traumáticas es la masividad del impacto que provocan, creando un hueco en la capacidad de “ser hablado” o contado. Se provoca un agujero en la capacidad de representación psíquica. Faltan las palabras, faltan los recuerdos. La memoria queda desarticulada y sólo aparecen huellas dolorosas, patologías y silencios”. (2)

La tercera parte que se titula “La decisión”, presenta a la protagonista provista de un desenfado lingüístico que la impulsa a formular apreciaciones sobre su historia, su madre, y la escuela, en términos que definen el pasaje de la niñez a la adolescencia:

“¿A quién quiero engañar? ¡Si es un embole! Pero la redacción ¿por qué no eligió a la vaca que es tan bonita? Se me ocurren mil cosas sobre las vacas. Encima hay que leerla en el frente. Está loca la profe   bueno ¿ella que sabe? Ni se debe imaginar que tiene a una hija de desaparecidos en la clase…pero ¿por qué? ¡Ni que fuera la única! seguro que hay otros.”

Del balbuceo de la primera parte, llegamos a esta locución compleja, fresca, autónoma y con rasgos paródicos de las típicas producciones escritas en el ámbito escolar. Es posible calcular que el tiempo ha pasado no solamente para la niña de la novela, sino para la sociedad en su conjunto que va armando también en un penoso proceso la reconstrucción de la memoria.

A modo de desenlace aparece la carta, ese trabajo de redacción que una profesora le pide porque es 24 de marzo, fecha clave en la historia de la Argentina.

 “Hoy nos faltan 30.000 personas con nombre y apellido.

30.000 es un montón de gente.”

Ahora es posible comprender la relación mar/serpiente, en un presente que puede contener el pasado, y al mismo tiempo prefigurar lo que vendrá. La función de la escuela como el lugar posible en el que se den cita los hechos históricos posibilita cierta forma de reparación para la protagonista porque se incluye en un acontecer colectivo y deja atrás la clandestinidad y el silencio que la habían definido en un terreno de dolor individual y personalizado.

Sobre esta función educativa de las instituciones educativas opinó el conocido teórico del campo literario Tzvetan Todorov:

“…que la historia se escriba, que las instancias políticas tomen posición sobre estas cuestiones, que los manuales escolares, los sitios oficiales de conmemoración reflejen el pasado reciente: ahí sí creo que hay un buen camino. Un pueblo tiene que poder hacer frente a su pasado”. (3)

Sumemos más obras: “La mujer en cuestión” y “Lengua madre”. María Teresa Andruetto, escritora cordobesa hondamente comprometida con nuestra historia, produjo estas dos novelas que están editadas como textos para un público adulto. Sabemos que grandes obras de la literatura forman parte de la oferta en las instituciones educativas sin que la particularidad de pertenecer al campo de la literatura “para mayores” sea un obstáculo en la lectura. Pues bien, creo que estas dos novelas deben estar presentes en las escuelas secundarias, son parte de nuestra exploración del pasado, y la calidad estética de su escritura, las colocan en un lugar de alta excelencia artística. Nada hay en ellas que no puedan ser comprendidas por jóvenes que, por otra parte, cuentan en el actual momento con nutrida información que van brindando organismos oficiales acerca de ese período histórico.

La primera edición de “La mujer en cuestión” fue editada en el 2003, por Alción, editora cordobesa. Posteriormente la reeditó Editorial Sudamericana, colección Debolsillo, en el 2009 y fue motivo de elogio en la Feria del Libro en Frankfurt a la que fue invitada la autora para presidir la edición en alemán. La historia de la protagonista Eva Mondino va abriendo surcos desde la investigación que un informante debe realizar sobre ella y su vinculación con los acontecimientos que debió vivir durante la dictadura.

Así se presenta el narrador:

Fui contratado por una suma razonable, para relevar de un modo exhaustivo el entorno inmediato y las circunstancias de la mujer en cuestión, a efectos de que usted eleve lo investigado a quien corresponda”. (4)

La forma como se inicia el relato nos ubica en un procedimiento irregular, perverso, ya que se pretende indagar la vida de una persona sin que ésta sepa. Las razones parecen ser su relación con Aldo Banegas, desaparecido al iniciarse la dictadura, la militancia política peronista, el tiempo de detención de Eva en el centro clandestino Campo de la Ribera. Tampoco se nos informa a quién debe destinar dicha información ni tampoco quién ha pagado una suma de dinero para esta tarea repugnante.

Andruetto incluye en la ficción nombres de personajes ya célebres para todos nosotros, y menciona lugares que ahora sabemos, fueron centros de detención y de tortura.

Entre los testigos a quienes se ha recurrido a efectos de conocer en profundidad las circunstancias que llevaron a la detención de Eva Mondino, se destaca el Doctor Arturo González Suviría, médico en un tiempo asimilado al Ejército, que ejerció en ese ámbito con el rango de Coronel, durante el llamado Proceso de Reorganización Nacional”.

Y luego, unos párrafos más adelante, queda denunciado el rol  del Doctor Suviría:

Como la entrevista siguió en ese tono no fue posible averiguar si fue este testigo quien radicó, en cierta oportunidad, una denuncia en el Tercer Cuerpo de Ejército, por ante el secretario del General Luciano Benjamín Menéndez, el Teniente Ricardo Montalbán Ballestra, de quien el Doctor González Suviría era amigo personal”. (5)

Los oscuros pasillos de las persecuciones, la patología de los perseguidores, y de los que rastreaban a los militantes como perros de caza para encontrarlos y detenerlos y hacerlos desaparecer, ubican esta novela en el perfil del género policial, ya que se trata de llegar a saber los diferentes grados de culpabilidad y de responsabilidad, en este caso, de una mujer llamada Eva.

La historia de Eva resume la de muchas mujeres que padecieron cautiverio, tuvieron un hijo que luego les fue arrebatado, perdieron la vida, desaparecieron. Eva Mondino sobrevive. Y es ella misma un documento de lo que aconteció durante su detención.

En efecto, Eva Mondino tuvo un hijo (N. del I.): este informante asume el riesgo de considerar que sí lo tuvo….”

“Se trató al parecer, de una criatura de sexo masculino, nacida como ella dice “una noche fría, la más fría y oscura del mundo…”

 “….criatura que según se estima le quitaron esa misma noche, que ella no buscó, también al parecer porque le dijeron que había muerto, y de la que según dicen los numerosos testigos recogidos, nunca más se supo.”(6)

Este tono distante, frío de un informe, nos conduce hacia la Memoria. Es una posibilidad de acceso a hechos muy dolorosos. Hay otros caminos, y la autora también los recorrió en su novela “Lengua Madre”, profundamente intimista, con palabras que surgen de las vísceras, del corazón, esas que se dicen en la oscuridad, en el temor, en la confianza con el otro que escucha….Cartas, cartas que van construyendo la historia de Julia y de Julieta, su hija. Y siempre como un texto paralelo que por momentos se despega de la narración, está el clima tenso de la dictadura en las vidas de los personajes.

Querida Julia, mi pequeña luz,

Desde estos confines, en la primavera del 84, te escribo estas líneas a dorso de la Flora de Boticelli pensando que allá, aunque es otoño, ahora que se han ido los crápulas, todo estará por florecer. Te extraño. Todavía (no sé por qué te lo cuento/no sé si te lo he dicho alguna vez) seguís teniendo aristas enigmáticas para mi (en sentido figurado, claro, porque en el buen sentido, de tus romas formas doy fe).

Pequeña y única, querida, me gustaría saber de vos. ¿Cómo van las cosas? ¿Estás sola? (no creo!). Yo bien, pero a veces entro en crisis, nada nuevo, el bendito síndrome de siempre…es que estoy algo cansado de la mediocridad del mundo y las más de las veces no creo en nadie, sólo creo en mí (parece que los demás también sólo creen en ellos!). Contáme cómo estás. Contáme de Julieta. ¿Ya va a la escuela? ¿Sigue con tus viejos? ¿Ellos bien? Cuando puedas, mandame una foto de la nena, o mejor una foto donde estén las dos. Un beso,

Nicolás.”(7).

Y como cierre de esta recorrida de palabras de la memoria, cito a Julia, en una carta a su hija Julieta….voz de tantas madres….voz de tantas soledades que dejó la dictadura en nuestro corazón….

Querida hija, como hablamos recién por teléfono en la que creo fue nuestra despedida, hubiera querido revisar estas cartas y estos papeles con vos, una tarde de estas últimas de la vida, aquí en casa. De cualquier modo, sé que en algún momento leerás todo. Que si estás leyendo esto, ya habrás leído todo. Estoy segura de que verás cada cosa y la pondrás en su justo lugar. Ojalá tu juicio para conmigo no sea tan duro. Además de pedirte perdón por todo lo que no fue, quisiera decirte algo: no sé que pasó ni por qué no pude, pero yo quise ser tu madre y quise ser muchas otras cosas que no fui, pero lo que quiero decirte, hija, en realidad, es que vos sos todo lo que yo quise ser.

Julia.”(8).

La memoria. Recordar. Volver a pasar por el corazón. Aprender a recuperar el pasado, no sé si para producir un gran porvenir como dice el slogan publicitario, me conformo con la sabiduría de saberse parte de estas historias. No mucho más que eso.

Lidia Blanco

3 de diciembre de 2010

______________________________________________________________________ 

(1)Invernizzi Hernán/ Judith Gociol. “Un golpe a los libros”.EUDEBA.2002.Prólogo de Horacio González. Pag.15-16)

(2)Jelin, Elizabeth.”Memorias en Conflicto”.Conferencia en el Encuentro por la Reconstrucción de la Memoria”.La Plata. Agosto. 2002.

Elizabeth Jelin es profesora de posgrado en la Facultad de Derecho (UBA), Investigadora Principal del Conicet, Directora del programa de investigación comparativa y formación de investigadores jóvenes sobre “Memoria colectiva y represión”. Es miembro del Comité Científico de la UNESCO, que trabaja en la investigación de situaciones de terrorismo de estado y sus consecuencias sociales y culturales.

(3)Todorov, Tzevetan. Entrevista realizada por Gonzalo Garcés y publicada en la Revista Puentes.Nro.4 Julio 2001.Comisión Provincial por la Memoria. La Plata.Argentina.pag.22.

(4)Andruetto, María Teresa.”La mujer en cuestión”. Alción Editora.2003.pag.11.

(5)Obra citada (4).Pag. 57

(6)Obra citada (4). Pag.111-112.

(7)Andruetto, Maria Teresa. “Lengua Madre”.Mondadori. 2009. pag.83.

_______________________________________________________________________________________

Nota de La memoria y el sol

El texto ha sido publicado con autorización de la prof. Lidia Blanco a quien le agradezco enormemente haberlo compartido en este blog. AM

Seminario “Europa siglo XX: la literatura española para niños y jóvenes”, a cargo de Lidia Blanco – En: La Nube

La profesora y especialista en LIJ Lidia Blanco dictará el Seminario “Europa siglo XX: la literatura española para niños y jóvenes” en la Asociación La Nube – Infancia y Cultura.

Las clases se desarrollarán los jueves a partir del 3 abril y hasta el 26 de junio en el horario de 18 a 21 hs.

Contenidos

Primera Clase: 3 de abril

La guerra Civil Española. Movimientos políticos y sociales que precedieron a la guerra civil. El movimiento obrero. Socialistas. Anarquistas. Comunistas. La Falange. La revolución nacionalista. El rol del General Franco. La Iglesia y la enseñanza. El Estado nacional-sindicalista. Depuración y control sobre las expresiones del arte y la cultura en general.

La resistencia cultural. Los caminos de la LIJ en España.

Fundación Germán Sánchez Ruipérez. (Salamanca, 1981). OEPLI. Miembro del IBBY (1983) Desarrollo cultural y económico de las editoriales que produjeron textos para la infancia. Congreso Internacional IBBY, Sevilla (1994). Revistas, publicaciones, sitios WEB. 

Segunda Clase: 10 de abril

Juan Farias. (1935-2011).Historia de vida. Formación literaria. Reflexiones sobre las formas de adoctrinamiento de los adolescentes durante los años del gobierno de Franco.”Pequeños nazis del 43”. (Loguez, 1987). Criterios de selección presentes en la colección a la que pertenece la novela: “La joven colección”.

Tercera Clase: 17 de abril

Manuel Rivas. Una literatura de denuncia a los crímenes cometidos durante la Guerra Civil. “El lápiz del carpintero”. (Alfaguara, Madrid, 1998; edición argentina, 2006).Novela juvenil contemporánea: un exorcismo contra el fachismo en España. Análisis del estudio realizado sobre la novela del crítico literario Eugenio Alonso Martín.”La lengua de las mariposas”.Cuento. Análisis de la relación del texto con el film del mismo nombre.

Cuarta Clase: 24 de abril

La construcción del campo teórico de la Literatura para niños y jóvenes

Procesos de configuración de enunciados teóricos. Juan Carlos Cervera. Su concepción de la literatura para niños. “La literatura infantil en la educación básica” (Cincel-Kapelusz 1984); Teresa Colomer. “La formación del lector literario”.  Barcelona, Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 1998.Gemma Lluch. “Cómo analizamos relatos infantiles y juveniles”, Bogotá, Ed. Norma, Catalejo, 2005.

Quinta Clase: 8 de mayo

 Representaciones de infancia en discursos literarios que abordan una nueva concepción del sujeto social.

El imaginario infantil presente en obras literarias. La literatura fantástica y sus pilares básicos: personajes y escenarios de una narrativa destinada a formar lectores de obras de ficción. Valorización del juego y del lenguaje poético en la nueva generación.

 Primera Parte

 Pilar Mateos. La búsqueda de la identidad en la primera infancia. “Capitanes de plástico”. (SM.1982).”Jeruso quiere ser gente”. (SM 1982).

 Carmen Vázquez Vigo. Artificios literarios propios de la narrativa oral. Lo sobrenatural presente en los relatos y sus resoluciones.”Por arte de magia”. (SM 1986). “Caramelos de menta”. (SM 1981).

Sexta Clase: 15 de mayo

Representaciones de infancia en discursos literarios que abordan una nueva concepción del sujeto social: la libertad y el derecho al juego de niños y niñas.

 Segunda Parte

Joan Manuel Gisbert (1949). El género fantástico como camino de exploración literaria. Ruptura de las leyes naturales y construcción de paisajes oníricos. La marca del cuento de hadas europeo en Gisbert.”Escenarios fantásticos”. Editorial Labor (1979);”El bosque de los desaparecidos”.Edelvives (2010); “El palacio de los Tres Ojos” Edelvives (2011).

Séptima Clase: 22 de Mayo

La literatura para jóvenes: un territorio para conquistar lectores.

Primera Parte.

La literatura juvenil. Perfil de los adolescentes y su visualización como lectores con características propias. Investigaciones contemporáneas sobre la cultura adolescente. “Jornadas de Bibliotecas Infantiles, Juveniles y Escolares”.Mayo 2004.Fundación Germán Sánchez Ruipérez. “Pero, ¿qué leen los adolescentes?”, La cultura de los adolescentes. Conferencia a cargo del sociólogo Jean-François Hernsent.

Jordi Sierra i Fabra. “El último verano Miwok”. (SM 1987); “Campos de fresas” (SM 2008); “La memoria de los seres perdidos”. SM. GA.1998.

Octava Clase: 29 de mayo

La literatura para jóvenes: un territorio para conquistar lectores.

Segunda Parte.

Rosa Huertas. El adolescente actor de su propia vida. La lectura como fuente de autoconocimiento y sostenimiento en una etapa de conflicto y metamorfosis. Literatura y subjetividad. Los clásicos en oferta ficcional para los jóvenes. “Tuerto, maldito y enamorado”. Edelvives, 2011.; “Mala luna”.Edelvives, 2009.

Laura Gallego García. Alegoría del mundo contemporáneo. La crisis de valores. El sentido religioso en la reconstrucción de un nuevo ciclo en la sociedad humana. Intertextualidad con figuras de la teología cristiana. Novela juvenil “Finis Mundi”. Premio El Barco de Vapor. Ediciones SM, Madrid (1999). Primera Edición Argentina: 2010.

Novena Clase: 5 de Junio

Miradas sobre América Latina desde autores españoles. Primera Parte

Nuevas lecturas sobre la conquista de América. ¿Civilización o barbarie? Circulación de ideas sobre el desarrollo del capitalismo en los países del Tercer Mundo. Pueblos originarios: Nuevos relatos sobre la miseria en América Latina.

Alfredo Gómez CerdáBarro de Medellín”.Edelvives 2008.La exclusión de la infancia. El rol de los nuevos trabajadores sociales.

Décima Clase: 12 de Junio

Miradas sobre América Latina desde autores españoles. Segunda Parte.

Paloma Bordons. “La tierra de las papas”.SM.2009. Tendencias multiculturalistas. ¿Integración iberoamericana?

María Isabel Molina. “Colón, tras la ruta del poniente”.Alfaguara.2006.Las zonas oscuras del viaje de Cristóbal Colón.

Undécima Clase: 19 de Junio

Actividad grupal de lectura y producción escrita. Integración de conceptos. Revisión de temas del seminario. Presentación de trabajos de crítica literaria producida por los alumnos.

Duodécima Clase: 26 de Junio

Evaluación del seminario.

En cada una de las clases se abordarán conceptos teóricos y se realizarán talleres de lectura y reflexión de textos literarios.

En relación a la bibliografía teórica, se leerán entre otros textos, los siguientes: 

“Leer en la escuela durante el franquismo”. Carlos Sánchez-Redondo Morcillo. Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha. Colección Arcadia. Cuenca 2004.

Estudio de “El lápiz del carpintero”. Eugenio J. Alonso Martín. Alfaguara, 2006.

“Treinta años de LIJ en España”. Victoria Fernández. En”Anuario sobre el libro infantil y juvenil 2008”.Ediciones SM 2008. 

 “La literatura infantil y sus claves. En “La literatura infantil en la Educación básica”. Juan Cervera. Cincel-Kapelusz, 1984. Páginas 13 a 30.

“El análisis de una narración”. En “Cómo analizamos relatos infantiles y juveniles”. Gemma Lluch, Grupo Editorial Norma, 2005. 

El cuerpo disfrazado”. En ·”La causa de los niños”. Françoise Dolto, Paidós, 1996. (1ra.Edición en francés: Editions Robert Laffont, París, 1985). Páginas 15 a 28.

El encierro”. En “La causa de los niños”, Obra citada. 

Calle de mano única”. (1926-1928). En “Papeles escogidos”. Walter Benjamin, Imago Mundi, Servicios Esenciales S.A., Buenos Aires, 2008. 

“Algunas cuestiones sobre la voz narrativa y el punto de vista”. En “Hacia una literatura sin adjetivos.”. Maria Teresa Andruetto, Comunicarte, Córdoba, 2009. 

Invención de una tradición literaria. De la tradición oral a la literatura para niños. Gemma Lluch, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca, 2007. 

Los niños y la literatura fantástica”, Jacqueline Held, Paidós, 1981.

Cultura escrita, literatura e historia”. Conversaciones con Roger Chartier con Carlos Aguirre Anaya, Jesús Anaya Rosique, Daniel Goldín y Antonio Saborit. Fondo de cultura Económica. México 1999.

La cultura de los adolescentes: ruptura y continuidad”. Jean-François Hersent, Conferencia en “12ª Jornadas de Bibliotecas Infantiles, Juveniles y Escolares”. Tema:”Pero, ¿qué leen los adolescentes?”.Ediciones Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Salamanca, 2004

 “Literatura Infantil y Escuela. Un diálogo posible”. Felipe Munita. Corporación Cultural Municipal Valdivia. CONARTE, 2010. 

La infancia y los responsables”. Graciela Montes. En “Literatura infantil. Creación, censura y resistencia. Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2003. Página 47.

La frontera indómita”. Graciela Montes. Fondo de Cultura Económica, México, 1999. Selección de conferencias de la autora.

Entre los libros literarios seleccionados para su lectura se encuentran:

 “Los niños numerados”. Juan Farias. Lóguez Ediciones, Salamanca, 1996. La joven colección.

 “Los pequeños nazis del 43”. Juan Farias. Lóguez Ediciones, Salamanca, 1987. La joven colección.

 “Los caminos de la luna”. Juan Farias. Ilustraciones de Alicia Cañas Cortázar. Anaya, Madrid, 1997.

 “Desde el corazón de la manzana”.Juan Farias. Ilustraciones de Manuel Uhía. Edelvives., Zaragoza, 2009

 “El loco de la ría”. Juan Farias. Ilustraciones Irene Fra. Edelvives, Zaragoza, 2005.

 “Los Corredoiras” Juan Farias. Ilustraciones de Jesús Gabán. Ediciones SM, Madrid, 1988

El lápiz del carpintero”. Manuel Rivas. Alfaguara, Buenos Aires.2006.

 “La lengua de las mariposas”. Cuento. En “Relatos invisibles. Antología de cuentos contemporáneos”. Alfaguara, Buenos Aires, 2005.

Sopaboba”. Fernando Alonso. Austral Juvenil, Madrid, 1984.

 “Un puñado de miedos”. Concha López Narváez. Ilustraciones de Margarita Menéndez. Premio Lazarillo 1985.Ediciones SM, Madrid, 1988.

Capitanes de plástico”, Pilar Mateos. Ediciones SM, Madrid, 1983.

 “La bruja Mon”. Pilar Mateos. Ediciones SM, Madrid, 1985.

 “Molinete”.Pilar Mateos. Ediciones SM, Madrid, 1984.

Jeruso quiere ser gente”. Premio El Barco de Vapor 1981. Ediciones SM, Madrid, 1982

 “Las palabras mágicas”. Alfredo Gómez Cerdá. 2do. Premio El Barco de Vapor. Ediciones SM, Madrid, 1983.

Caramelos de Menta”. Carmen Vásquez- Vigo. Ediciones SM, Madrid, 1981.

Por arte de magia”. Carmen Vásquez –Vigo, Ediciones SM, Madrid, 1986.

Jeruso quiere ser gente”. Premio El Barco de Vapor 1981. Ediciones SM, Madrid, 1982

“Escenarios fantásticos”. Ilustraciones de Miguel Calatayud. Editorial Labor S.A., Barcelona, 1979.

“El bosque de los desaparecidos”, Ilustraciones de Francisco Solé. Edelvives, Buenos Aires, 2010.

“El palacio de los Tres Ojos”, Ilustraciones de Chata Lucini, Edelvives, Buenos Aires, 2011.

“El talismán Adriático”. Ilustraciones de Alfonso Ruano. Premio Lazarillo 1980.Ediciones SM, Madrid, 1988.

El último verano miwok”, Ediciones SM, Madrid, 1987. Colección Gran Angular.

 “Campos de fresas”, Ediciones SM, Buenos Aires, 2009, Colección Gran Angular.

 “La memoria de los seres perdidos”, Ediciones SM, Buenos Aires, 2010. Colección Gran Angular.

Tuerto, maldito y enamorado”, Rosa Huertas, Ediciones Edelvives, Argentina, 2011. Novela ganadora del X Premio Alandar de Narrativa Juvenil.

Mala luna”, Rosa Huertas, Ediciones Edelvives, Argentina, 2009. Finalista Premio Alandar 2009.

“Finis Mundi”. Laura Gallego García. Premio El Barco de Vapor. Primera Edición: Madrid, 1999. Primera Edición Argentina: 2010

Barro de Medellín”. Alfredo Gómez Cerdá, Edelvives, 2008. Novela juvenil.

 “La tierra de las papas”. Paloma Bordons. SM. 2009. 

Colón, tras la ruta del poniente”. María Isabel Molina. Alfaguara. 2006

Leer curriculum de la prof. Lidia Blanco: AQUÍ.