La Villa Ilusa. Un cuento de Ricardo Capara ilustrado por Berni Torre

Por: Alejandra Moglia

 

La Villa Ilusa es un cuento de Ricardo Capara que ha sido publicado en Internet y difundido en Facebook a través de distintas páginas de esta red social. Las excelentes ilustraciones que lo acompañan fueron realizadas por Berni Torre.

A lo largo de los capítulos el lector se encuentra con una historia amena y con toques de humor que va ganando en suspenso y en la cual los protagonistas son los niños, quienes con su toque mágico y angelical salvarán una parte de su mundo. Es así como en esta historia -en la que la magia predomina por doquier- el bien y el mal se juegan  una partida final de la mano de los chicos y algunos mayores contra otros adultos sin escrúpulos que trabajan para corporaciones que aspiran obtener beneficios económicos y poder a costa de vidas humanas perdidas, y sueños e infancias truncadas.

Esta historia se inicia con la presentación de Jacinto Desanzo, un vendedor de seguros aparentemente normal y solitario. Sin embargo, Jacinto no sabía que –por sucesos que se relatan en el cuento- se transformaría un día en un hacedor de sueños y cambiaría su entorno para el bien de toda la comunidad y de los niños como también su vida.

¿Se necesitan superhéroes para cambiar al mundo? En La Villa Ilusa no, aunque sí hay héroes. Son las personas de buen corazón, que se animan a comprometerse, aman la vida, la niñez de los otros y la propia, y creen en lo mágico de la infancia.

En los cuentos infantiles la magia existe y el bien triunfa. En La Villa Ilusa se apela a la magia del mundo infantil para salvar al mundo, magia que antecede a la utopía de los adultos. Sin magia no hay utopía, sin utopía no hay cambio posible.

 La Villa Ilusa presenta además otros momentos muy placenteros para el disfrute y son aquellos que nos brindan las ilustraciones de Berni Torre las cuales acompañan al texto y le aportan una carga visual muy importante y creativa que nos adentra en la historia y en las vidas de cada uno de los personajes, abriéndonos las puertas a sus emociones más profundas.

El cuento completo está disponible para su lectura en el blog “La Villa Ilusa”.
Les dejo con el autor quien nos contará por qué escribió esta historia y nos acercará un breve currículum tanto de su persona como de Berni Torre.


 

¿Por qué escribí La Villa Ilusa?

Ricardo Capara

 

Hace unos cuantos años, en la década del 90 del siglo pasado, vi una foto en el diario que me produjo una angustia tan grande que hice “puchero”. Sí, como los niñitos cuando están a punto de llorar. La imagen a la que me refiero era la de un niño de rodillas en la tierra con su carita en ese piso, y muy cerca de él un buitre esperando el descenlace de una muerte inminente. La foto había sido premiada con el Pulitzer. ¿A quiénes les corresponde que una situación tan dramática no tenga que suceder jamás? Como digo en La Villa Ilusa: “los que comandan las naciones más poderosas de la tierra”. Varios años después, a partir del recuerdo de esa foto, comencé a escribir este cuento. Lo hacía sin saber exactamente en que iba a terminar y además con otro título: “La Villa Mágica”. Pero quería escribir algo que tuviera que ver con la desprotección de muchos niños del mundo que no merecen sufrir lo que los mayores preparan para ciertos lugares de la tierra, sino que merecen vivir con plenitud algo tan maravilloso como es la niñez.

Quise que sea una historia de niños con poderes para proteger a otros niños como ellos; niños y algunos mayores (como el principal protagonista del cuento), elegidos por el destino para hacer lo que los que deberían hacerlo a veces no lo hacen por estar ocupados en sus propias ambiciones.

 El año pasado retomé este cuento que había abandonado en un momento y lo reescribí alargando la historia, creando personajes nuevos, buenos y malos y, como se había convertido para mi en una verdadera ilusión (yo quería que mucha gente lo leyera), le cambié el título por: “La Villa Ilusa”. Es que en definitiva La Villa Ilusa es eso: una ilusión. Todo lo que sucede en la historia es una ilusión. Absurda por momentos, por eso le di un toque de humor que además me divertía cuando la escribía. Desde los ángeles de la guarda hasta los exterminadores de ángeles son absurdos aunque en algún punto tengan que ver con la realidad. Por eso convertí -en mi imaginación- a ese lugar perdido en un bosque de pinos, en una verdadera escuela de “Ángeles de la Guarda”. Con ilusión.

La Villa ilusa se convirtió para mí en una obsesión de un mundo mejor, soñado y con esperanzas de una vida mejor para todos. Además porque este cuento vive en mi cabeza de tal manera que la ilusión de que alguna vez se convierta en un libro, palpable, o en una película, me persigue. Quizá sea un sueño irrealizable pero no me permitiré jamás dejar de soñar con eso. Creé el blog para que mucha gente supiera de él. Lo hice con la invalorable ayuda de Berni Torre que me acompañó con sus ilustraciones porque un día le conté de este cuento, me pidió que se lo enviara para leerlo y le encantó. Entonces le propuse: “¿Te animás a hacer los dibujos de cada capítulo?”. “Para mi será un honor…”, me dijo.

 Quiero nombrar en este párrafo también a Javiera Gutierrez que corrigió semana a semana cada uno de los capítulos y a Alejandra Moglia que a través de Literatura Infantil apoyó siempre esta historia. Les estaré muy agradecido a todos de por vida.

 La Villa Ilusa quedará en internet -en el blog- para que cualquier internauta del mundo lo lea alguna vez y para que ayude a que mi ilusión en esta vida sea la de todos: la de un mundo mejor, con niños felices y sanos como debe ser. Quizá ésta haya sido mi misión en este mundo.

 Les dedico este cuento a todos los niños del mundo. A nosotros mismos que alguna vez lo fuimos. Pero sobre todo a ellos porque son ángeles, hasta que nosotros los mayores les hacemos olvidar de dónde vienen.


Ricardo Capara, el autor

Su vida estuvo ligada a la publicidad. Es su profesión de siempre, siendo Director de Arte y Director Creativo. Le fue muy bien en ese trabajo llegando a ganar premios nacionales e internacionales que le dieron un reconocimiento en el ambiente publicitario. Trabajó en varias agencias de prestigio.

Un día, ya de grande y casi sin querer, empezó a escribir cuentos para que los leyeran su familia y amigos. Nada más.

A principios de 2009, alentado por un amigo y su hijo mayor, decidió crear un blog para publicar sus cuentos, además de alguna atrevida poesía y relatos de su vida. Sólo para que lo lea alguien más que sus conocidos. Fue como un reposicionamiento en su vida. Se reinventó como creativo.

Luego decidió crear otro blog para publicar su cuento La Villa Ilusa porque la extensión del mismo no le permitía hacerlo en su blog: dicktecuenta..

Ricardo Capara, desde que le tomó cariño al arte de escribir, no para de hacerlo. Hoy es su vida, y su sueño futuro, escribir para mucha más gente.

Sus blogs

La Villa Ilusa. Disponible en: http://lavillailusa.blogspot.com/

Dick te cuenta. Disponible en: http://dicktecuenta.blogspot.com/


 

Berni Torre, el ilustrador

Desde que Berni Torre tomó un lápiz, nunca más lo soltó. Desde muy niño dibuja. Tanto que irritaba a su maestra por distraerse en clase dibujando todo lo que veía. Pasada su educación en el colegio, estudió dibujo durante pocos meses en la Escuela Panamericana de Arte con la ilusión de ser un gran dibujante. Poco tiempo después abandonaba esa escuela para buscar su propio destino. Su meta era la publicidad. Por eso comenzó como asistente de un fotógrafo publicitario.

En 1981 tuvo la oportunidad de publicar sus dibujos en la revista Humor. Ese fue un paso importante en su carrera para luego publicar en Caras y Caretas, María Bizca, Rico Tipo, Humor & Juegos, entre otras revistas.

En publicidad, fue diseñador, director de arte, director creativo y sigue siendo su profesión hasta ahora. Mientras, sigue haciendo lo que tanto le gusta desde siempre: dibujar historietas. Las ilustraciones de La Villa Ilusa son una muestra de su enorme talento.

Sus página Web

Torre dibuja. Disponible en: http://torredibuja.com/

Anuncios