Como una guerra, de Andrés Sobico y Paula Adamo

Dedicado a todos los chicos que estuvieron y a los que, de alguna manera, aún están allá.

En: Como una guerra

En 1982 yo tenía 17 años, muchos chicos de mi generación habían sido enviados a una guerra de verdad contra una de las potencias imperiales más poderosas. Las chicas de mi escuela tejíamos bufandas para ellos y les escribíamos cartas. En Buenos Aires la guerra parecía de mentira. Los medios nos contaban muchas historias victoriosas y de pronto, un día se acabó la guerra. Una guerra de verdad con historias de mentira.

En 1982 Andrés tenía 21 años y Paula 8.  El escribe, ella dibuja. Crearon un libro-álbum pero no cualquier libro-álbum: es el primer libro-álbum sobre Malvinas. Un libro-álbum en el que no aparece la palabra Malvinas pero se la respira en cada una de sus hojas.

Dos chicos y una guerra que pasó  hace tiempo. Un tío ex combatiente. Un chico que le cuenta a su amigo que su tío le contó que estuvo en una guerra verdadera. Otro chico que dice que eso pasa sólo en las películas de guerra en blanco y negro. Dibujos de soldaditos de juguete de soldaditos de verdad…

En la contratapa se lee

Este libro tiene soldaditos, dibujos hechos con lápiz y collage, un tío, armas como las de las películas en blanco y negro, dos amigos nacidos mucho después del 82, palabras para creer o reventar, disparos. ¡Pum! ¡Pum! ¡Pum!.

Este libro es el relato de un relato. Habla de lo que damos a los chicos y de lo que ellos nos pueden dar ¡Pum! ¡Pum! ¡Pum!

En el libro aparecen dibujos sobre papel madera, sobre hojas escolares rayadas. Soldaditos armados, manos que mueven a los soldaditos del juego, bandos opuestos. Buenos y malos. 

Una pelota recorre las hojas del libro, un símbolo cargado de significado. Dos chicos que hablan de una guerra. Dos chicos que  salen a jugar juntos, sin bandos, sin juegos de guerra.

El libro es conmovedor y la última ilustración me ha llevado entre otras reflexiones, a la dedicatoria con la que se inicia el libro y a uno de los haikus escritos por el poeta y ex combatiente Martín Raninqueo que dice:

Tras la bruma
los niños que fuimos
nos están gritando: adiós

Porque a esos niños está dedicado este libro, y a todos los niños.

Un libro imprescindible para chicos y grandes, abierto a los tiempos y reflexiones de cada lector,  y que ha sido bellamente editado por Del Eclipse.  ◘AM

Andrés Sobico y Paula Adamo. Como una guerra. Buenos Aires: Del Eclipse, 2012

Enlaces


Anuncios