Leopoldo Torre Nilsson, citado en la Revista Puro Cuento

Tuve una infancia de tías bonitas y primas rubias, entre las que desentonaba mi pelo negro y mi familiaridad para aprender malas palabras y dudosas costumbres con sabor a tabaco prematuro y demoradas gozosas soledades en cuartos de baño que asomaban al sol y al ladrido de perros más o menos sabios y celosos. Fui demasiado impaciente para demorarme en los atléticos ocios del tenis y prefería la exaltada periferia de la de gajos y cueros, hasta que la miopía descomunal me arrinconó junto a la docena de libros que me iban a hacer responsable de lo que ya estaba viviendo… Me crié entre sajones y el arrabal, indeciso entre dos corrientes de familias, de amigos, de lenguas, de costumbres. Creo que fui quedando en el medio, desaprovechando lo mejor de cada uno, abusando de mi soledad con una suerte de compromiso inerte y melancólico. Demasiadas lecturas para ser wing izquierdo. Demasiado potrero para ser buen lector.

Leopoldo Torre Nilsson

Citado en la revista Puro Cuento, año VI, Nº 36, sept-oct 1996 (Especial 6º Aniversario)

Anuncios