23º Aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño

Comparto la imagen publicada en Facebook por La Nube con motivo del 23º Aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño.

http://lavueltaalmundoxloschicos.blogspot.com.ar/2012/11/los-derechos-de-los-ninos-en-libros-y.html

En la misma se aprecia un fragmento del libro “Yo seré tres mil millones de niños“, de Alain Serres (texto) y Judith Gueyfier (ilustraciones), editado por Edelvives.

Este libro se publicó con motivo del 20º aniversario de dicha Convención y contiene una serie de fotografías de distintos autores seleccionadas por Alain Serres, que se presentan acompañadas por textos escritos por él y las ilustraciones de Gueyfier.

Dice la contratapa del libro:

Se llaman Naima, Joachim, Lucía, Bachir o Víctor. La Convención sobre los Derechos del Niño de 1989 les reconoce multitud de derechos, y sin embargo, no tienen agua, cuidados, vitaminas, escuela, atención ni libertades. Y sus vidas tambalean.

Este libro, con sus imágenes y sus palabras, pretende hacernos reflexionar y dar a conocer al mundo esas carencias, con el deseo de que, algún día, millones de niños del planeta disfruten de una infancia diferente.

Y al comienzo señala:

nace este libro de rabia, de poesía y de esperanza.

A través de las fotografías, las ilustraciones y los textos, el lector -niño o adulto- encontrará desde su lugar y visión, diversos caminos para conocer, comprender e involucrarse en esta cuestión fundamental: la defensa de los Derechos del Niño.

Nahmoud

Para unos, los que no tienen nada, el derecho a no ser pobres es…

No, no es el derecho a hacerse ricos… ¡Qué va!

Tan solo es el derecho a no ser pobre, a no volver a sentirse culpables, ni menos dignos de respeto que los demás, ni de pertenecer a otro siglo.

Para otros, los que poseen tantísimas cosas, el derecho a ser algo más que ricos tal vez consista en el derecho a ser solidarios. A no ser nunca más la causa del dolor de los más débiles, la sinrazón de las leyes del dinero, ni el rostro de las injusticias de este siglo.

Mahmoud necesita ya un libro de astronomía para él y seis cabras para su madre, a quien, además, le encanta la música.

Alain Serres

La edición incluye la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989.

Anuncios