Revista Nuestra Cultura N° 24: número dedicado a Julio Cortázar

Quiero agradecer muy especialmente a la Revista Nuestra Cultura de la Secretaría de Cultura de la Nación por invitarme a participar en este número homenaje a Julio Cortázar que pueden leer online o descargar en formato pdf haciendo clic AQUÍ.

Por otra parte, es muy importante para mí hacer una breve aclaración con respecto al por qué y para qué de la lectura que menciona el texto: se ha seleccionado una parte de lo que dije pero han omitido señalar que me baso en Graciela Montes, autora fundamental que admiro, respeto, y sigue nutriéndome y conmoviéndome cada vez que leo y releo su obra tanto literaria como teórica así como las entrevistas que le hicieron y que se encuentran disponibles en la web.

Por ello comparto aquí parte del texto que envié a la revista y que tiene que ver con el tema al que hago referencia:

Existen muchas maneras de estimular la lectura, muchas propuestas de especialistas y experiencias tanto en el ámbito familiar como escolar pero en pocas palabras, me interesa destacar brevemente lo sostenido por Graciela Montes en cuanto a leer y en cuanto a qué libros dar de leer. Ella dice que leer es construir sentido y que lo que desencadena esa actividad de construcción de sentido es el acertijo, el enigma. Leemos porque estamos perplejos, insatisfechos, hay algo que no terminamos de atrapar que nos intriga y nos deja en la incertidumbre.

La autora también remarca que la lectura está atravesada por lo histórico y que es necesario resignificarla en los nuevos tiempos y contextos sociales.

Son muchos los chicos que hoy en día tienen su vida completamente planificada, no cuentan con un tiempo libre para crear desde el vacío. Todas las actividades que realizan tienen una justificación acabada, hay una respuesta para todo, se le teme al vacío, al silencio, al aburrimiento, al tiempo gratuito, a lo que no está previamente estipulado.

Por ello, en la estimulación de la lectura tanto de niños como de jóvenes es muy importante incorporar, además de textos informativos, de entretenimiento, etc., textos literarios que sean desestructurantes, “urticantes” dice Montes, en donde esté presente el humor, la ironía, los juegos de palabras, la multiplicidad de voces, la poesía, la incertidumbre. Textos que no sigan ninguna receta preestablecida, que no respondan a las políticas de mercado ni que sean políticamente correctos.

◘AM

Anuncios