Se realizaron las 24.as Jornadas para docentes y mediadores de lectura

Ayer finalizaron las 24.as Jornadas para docentes y mediadores de lectura “Miradas contemporáneas en la LIJ” organizadas por la Fundación El Libro.

Las mismas se realizaron en el marco de la Feria del Libro Infantil y Juvenil en la sede del Predio Ferial El Dorrego.

Tras las palabras de bienvenida de Oscar González, presidente del Comité Organizador de la Feria, Susana Itzcovich presentó a Sergio Andricaín quien dio la conferencia De qué nos habla la más reciente narrativa infantil y juvenil latinoamericana.

Andricaín hizo un recorrido por las temáticas e influencias más recurrentes en los libros publicados en Latinoamérica entre 2010 y 2014.

Una de las vertientes de los textos publicados provienen de la tradición oral y de las leyendas de los pueblos originarios. En este sentido, l os autores trascienden lo etnográfico dándole una dedicación especial a la comunicación. A modo de ejemplo, el especialista citó:

  • Los huesos sagrados: una leyenda azteca. Versión de Judy Goldman, SM, 2012
  • Leyendo leyendas. María Inés Falconi, Alfaguara, 2010

Otra de las problemáticas visibilizadas en la LIJ latinoamericana es la de los esclavos provenientes del Álfrica subsahariana  quienes dejaron un legado que por muchos años fue subestimado:

  • Cabeza y cuerpo. Teresa Cárdenas, Gente Nueva
  • Mestre gato. Carolina Cunha, SM, 2011

Entre los libros que recuperan la tradición colonial se destaca:

  • Fiestas del agua: sones y leyendas de Tixtla. Caterina Camastra y Héctor Vega, El Naranjo, 2012

Hay relatos que toman la tradición oral provenientes de otras partes del planeta:

  • Historias árabes. Ana María Machado
  • Colección La vuelta al mundo en cinco cuentos, Editorial Panamericana

Sergio Andricaín sostuvo que la narrativa latinoamericana que se viene publicando en estos años nos habla de las diversas visiones del mundo, los diferentes preceptos y lo hace con poesía y también con humor; se refiere a preguntas esenciales que son respondidas con mitos y fábulas en las que la conexión entre la infancia del mundo y la infancia del ser humano parece seguir siendo muy estrecha.

Otra de las cuestiones que ocupan un lugar importante a la hora de la escritura y su publicación son los cuentos maravillosos reformulados:

  • La durmiente. María Teresa Andruetto e Itsvan, Alfaguara
  • Cuentos locos para leer poco a poco. Liliana Cinetto, Norma
  • La princesa calva. Evelio Rosero, Panamericana, 2011
  • Colección de cuentos Había otra vez. Yanitzia Canetti, Everest (Algunos de sus títulos son: Blancanieves y los siete gigantitos, Ceniciento, La peluca de Rapunzel, La fea durmiente)

Para Andricaín, también ocupan un lugar importante los relatos que tienen como protagonistas momias, monstruos, fantasmas, en la mayoría de los casos de manera paródica:

  • Mails espantosos. Fabián Sevilla, SM
  • Santa vs. los vampiros y los hombres lobo. F. G. Haghenbeck y Tony Sandolval, Norma

Otra linea muy explotada en la actualidad es la de las historias de terror en serio:

  • La señora Pinkerton ha desaparecido. Sergio Aguirre, Norma
  • La niña del vestido antiguo. Alfonso Orejel, SM

Ocupan, además, un lugar destacado las obras que abordan temas tabú, muchas veces escabrosos y los conflictos en torno a los menores y a situaciones sociopolíticas complejas.

En relación a la violencia social, Andricaín citó las obras siguientes:

  • El mordisco de la medianoche. Francisco Leal Quevedo, SM
  • La luna en los almendros. Gerardo Meneses, SM
  • Mambrú perdió la guerra. Irene Vasco, FCE

Hay libros que toman como tema central las guerras antiguas o recientes, y sus consecuencias:

  • Soldado de la lluvia. Toño Malpica, Norma
  • Rompecabezas. María Fernanda Maquieira, Alfaguara, 2013

En relación a las dictaduras mencionó:

  • Los viajes del Capitán Tortilla. Federico Ivanier, SM
  • ¿Quién soy? Relatos sobre identidad, nietos y reencuentros. Calibroscopio, 2013 (Los relatos y sus autores son: Manuel no es Superman, de Paula Bombara e Irene Singer; ¿Sabés, Athos?, de Iris Rivera y María Wernicke; Los hermanos, de María Teresa Andruetto e Istvanch ; y Querido Melli, de Mario Méndez y Pablo Bernasconi).

Hay libros que abordan el éxodo y las migraciones

  • Migrar. José Manuel Mateo y Javier Martínez Pedro, Tecolote.
  • Volver al remitente. Julia Álvarez
  • La noche del polizón. Andrea Ferrari, Norma
  • Origami. Eduardo González, Libros del Náufrago
  • Las prodigiosas mazorcas de Candelaria Soledad. Carlos Rubio, Fundación Libros para Niños

Otro lugar importante lo tienen los relatos sobre niños desamparados:

  • No comas renacuajos. Francisco Montaña, Babel Libros
  • Objetivo miedo. Toño Malpica, SM
  • Margot, la pequeña pequeña historia de una casa en Alfa Centauri. Norma

En relación a los problemas de la realidad cotidiana de los adolescentes (bullying, adicciones, abuso sexual, pandillas, enfrentamientos generacionales, etc.) hizo referencia a:

  • Tony. Cecilia Velazco, Norma, 2010
  • El hombre de los pies murciélagos. Sandra Siemens, Norma (Bullying)
  • La guarida de las lechuzas. Antonio Ramos Revillas y Isidro R. Esquivel, El Naranjo, 2013 (Pandillas)
  • Mamá ya salió el sol. Lucrecia Maldonado, Norma (Drogadicción)
  • La lluvia sabe por qué. María Fernanda Heredia, Norma. (Abuso)
  • La chica del sótano. Carlos Rengifo, Norma
  • Enredada. Paola Arenas. Norma
  • El ritual de la banda: andanzas de una joven sin pelos en la lengua. Fidencio González, SM. (Enfrentamientos generacionales)

Sobre las relaciones interpersonales entre las familias Sergio Andricaín destacó:

  • La niña, el corazón y la casa. María Teresa Andruetto. Sudamericana
  • Cu Canguro. Gabriela Keselman y Nora Hilb. Norma

Según el especialista, la LIJ contemporánea latinoamericana le ha dado voz y visibilidad a los marginados e invisibilizados del mundo:

  • Clarice era una reina. José Rosero, Lóguez 
  • Fuera de mi mundo. Lydia Carreras, Norma.

Hay obras que abordan desde la literatura el compromiso con la naturaleza: 

  • La amistad bate la cola. Marina Colasanti. Alfaguara.
  • El huemul. Perla Suez, Comunicarte.

Andricaín acentuó lo literario de estas obras ya que hizo a referencia que hay una cantidad de libros dedicados a la ecología pero que carecen de la estética y el trabajo literarios.

También tienen su lugar las obras que tratan sobre el amor y su descubrimiento:

  • Con Tigo de la mano. Magdalena Helguera, SM
  • Valeria en el espejo. Antonio Granados, El Naranjo
  • Cómo cocinar un plato volador. Sergio Olguín, Norma
  • Cartas al rey de la Cabina. Luis M. Pescetti, FCE
  • Fellini. Marcos Chamorro, Alfaguara, 2012

Hay otros relatos que deambulan por el tiempo y el espacio:

  • Copo de Algodón. María García Esperón. El Naranjo
  • El anillo de César. María García Esperón. El Naranjo.
  • Historias de la cuchara. María Cristina Aparicio. Norma

Sobre la enfermedad mencionó el libro:

  • En la laguna más profunda. Oscar Collazos, Siruela.

En relación a los desportes citó:

  • La fiebre. Jaime Caucao, SM

Hay relatos de aventuras en estado puro como por ejemplo:

  • Mocha Dick: la leyenda de la ballena blanca. Francisco Ortega y Gonzalo Martínez, Norma.

Y relatos de ciencia ficción:

  • Titanis, el armario de la luna. Esteban Valentino, Alfaguara.

También epopeyas y mundos imaginarios en libros como:

  • Loba. Verónica Murguía, SM, 2013

Se publican además libros sobre enigmas y detectives:

  • Las pesquisas comenzaron en BakerStreet. Jaime Buitrago, Norma.

Y sobre las relaciones entre padres e hijos:

  • Papá y yo a veces. María Wernicke, Calibroscopio.

Hay otros relatos que abordan la temática de la muerte:

  • Solo tres segundos. Paula Bombara. Norma
  • Los muertos andan en bici. Christel Guczka, El Naranjo
  • Los miedos de Joaquín. Rubén Silva, Norma.
  • Desde los ojos de un fantasma. Juan Carlos Quezadas, SM.

Otros libros recomendados durante su exposición fueron:

  • Diario de una toma. Lola Larra, Ekaré (luchas estudiantiles)
  • Para Nina. Javier Malpica, El Naranjo (identidad sexual)
  • Letras en los cordones. Cristina Falcón Maldonado, Kalandraka
  • La perla y el dragón. María García Esperón, Zonacuario (vocación, elección)

Según Sergio Andricaín la narrativa actual latinoamericana está atravesada por la alegría de vivir, el humor, los juegos, el poder transformador de la fantasía. Muchas obras tienen como fuente uno de sus paradigmas: María Elena Walsh. En esta línea citó:

  • El mundo de cinthia Scoch. Ricardo Mariño, Alfaguara
  • El concierto para escalera y orquesta. Antonio Orlando Rodríguez, Ekaré.

El especialista planteó una serie de hipótesis con respecto al crecimiento producido en la LIJ latinoamericana actual, algunas de ellas son las siguientes:

  • Mayor conocimiento de autores que marcaron un camino (Walsh, Boyunga, Patherson, etc.)
  • Consolidación de espacios académicos dedicados al estudio de la LIJ
  • Aparición de premios a la producción literaria para niños y jóvenes
  • Avances de la pedagogía con respecto al estudio de la lectura
  • Creciente espacio cultural que ganan las niñas y los niños en la sociedad contemporánea.

Finalizando su conferencia Andricaín señaló que se ha estudiado qué se escribe y qué se edita, quedando por estudiar el cómo: cómo se escribe, cómo se ilustra, cómo se edita y muy especialmente cómo se entra en contacto con el destinatario.

Habiendo cerrado ya su exposición planteó que la mayoría de los libros que recomendó en esta conferencia quizá no se consigan en Argentina y esto se debe a la dificultad que existe en Latinoamérica para adquirir libros de los otros países de la región. Como lectores -si bien no podemos resolver esta situación- podemos reiterar y reiterar la petición a las editoriales para que se puedan adquirir estos libros.

A continuación de esta conferencia Margarita Angeletti presentó el foro El encanto de lo desconocido: fantasy, literatura fantástica, literatura de terror cuyos participantes fueron Marcela Carranza, Ricardo Mariño y Esteban Valentino.

Marcela Carranza comenzó leyendo su ponencia teórica La realidad de lo fantástico. En ella reflexionó, entre otras cuestiones, acerca de la paradoja de pensar lo fantástico como real.

Dijo que el cuento fantástico requiere de la confusión de elementos realistas y elementos sobrenaturales y que se plantea una coexistencia ambigua de mundos dispares en donde la contradicción sostiene el relato.

Refiriéndose de manera sintética al surgimiento de la literatura fantástica se basó luego en conceptos formulados por Jaime Rest, Todorov y Rosalba Campra.

Señaló además que lo fantástico tiene lugar en la frontera entre lo real y lo sobrenatural, que las formas y los paradigmas que nos damos para entender lo real entran en crisis y lo fantástico transgrede todos los límites, disolviéndose el límite entre el sujeto y el objeto (el doble, la metamorfosis). Se disuelven las unidades clásicas de tiempo y espacio.

Hizo referencia además a que la metáfora no forma parte del género fantástico y que suele tener un narrador en tercera persona que focaliza en el personaje.

Carranza fue analizando algunos relatos fantásticos para ejemplificar los conceptos teóricos planteados en su exposición, citando también a Julio Cortázar quien habla de extrañamiento y también de una transformación total: lo real pasa a ser fantástico y lo fantástico pasa a ser real sin que se pueda determinar qué elementos pertenecen a uno y otro mundo (La continuidad de los parques).

Citando a Campra, Carranza mencionó que en la narrativa fantástica actual hay una imposibilidad de explicación de algo que no se sabe si ha sucedido. El héroe se enfrenta a la nada. Los mundos sombríos de lo fantástico no constituyen nada, insisten en la ausencia, la falta, lo no visto, lo invisible.

También se refirió a la diferencia que tiene el cuento fantástico con el maravilloso y al high fantasy que crea realidades alternativas con sus propias leyes, por ejemplo, La Saga de los Confines de Liliana Bodoc.

A continuación de Marcela Carranza tuvo lugar la exposición de Ricardo Mariño quien marcó una diferencia -o matiz en palabras de Mariño- con respecto a la clasificación propuesta por Todorov, tomando como referente a María Teresa Gramuglio.

Según el escritor, el punto central es qué noción de lo real se tiene. En este caso es preciso tener en cuenta que la concepción de lo real va cambiando. La contradicción entre lo real y lo sobrenatural es subjetiva, puede variar entre los lectores y además está atravesada por lo histórico.

También se refirió al género de terror, haciendo hincapié que las temáticas no generan los miedos en los lectores sino que justamente coinciden en los miedos que tienen los chicos.

Finalizando su charla, Mariño dijo que la literatura pasa por mostrar como extraño algo que en otro contexto es completamente normal y cotidiano, no sólo lo sobrenatural es extraño. Puso como ejemplo Instrucciones para subir una escalera, de Cortázar en donde lo común se vuelve extraño.

Para terminar señaló: “La literatura es un viaje del que siempre se espera que ilumine una zona desconocida.”

Le siguió Esteban Valentino quien dedicó su exposición al análisis de Tolkien. Las temáticas a abordar en su lectura eran cosmogonía, filosofía e ideología.

Valentino comenzó haciendo referencia a la historia del apellido de Tolkien para luego referirse a los datos biográficos. Posteriormente se abocó en profundidad a analizar la Cosmogonía tolkieniana. Lamentablemente por una cuestión de tiempo,  no pudo completar su exposición y se dio lugar al receso.

Las Jornadas retomaron su actividad con el foro Libros como ventanas. Nuevas construcciones narrativas coordinado por Pilar Muñoz Lascano. Las expositoras fueron Valeria Sardi y Lidia Blanco. Debido a un problema de salud estuvo ausente Carlos Silveyra.

Valeria Sardi comenzó con su ponencia titulada Infancia y literatura: masculinidades hegemónicas y alternativas en la LIJ latinoamericana.

Se refirió a que infancia y literatura mantienen una relación compleja y cambiante y a la necesidad de pensar la infancia, es decir quiénes son sus niñas y niños, que configuran sus identidades, cuáles experiencias los atraviesan y cómo la literatura puede interpelarlos. En este sentido remarcó que la infancia es una categoría sociohistórica.

También señaló la necesidad de poner en crisis los estereotipos fundamentados en los siguientes conceptos que incluyó en un power point:

  • Universos diferenciados entre varones y mujeres en el mercado de juguetes, industria del entretenimiento y literatura
  • Construir la identidad sexual a partir del vestir
  • Infancias y pobres: “supermacho” y “madrecita”
  • Niño sacer
  • Capitalismo infantil

En relación a las masculinidades, Sardi dijo que en el 2000 empezó a estudiarse la masculinidad como categoría teórica en el campo de los estudios de género. Habló también de la masculinidad hegemónica y al dispositivo histórico que regula las relaciones de género garantizando y legitimando la posición dominante del hombre y la subordinación de la mujer.

¿Qué libros proponen el quiebre de estos estereotipos? Sardi mencionó los siguientes, analizando brevemente cada uno de ellos:

  • Las hadas brillan en la oscuridad, de Graciela Cabal. Norma, 2009
  • El cuento El anillo encantado, de María Teresa Andruetto, en el libro que lleva el mismo titulo publicado por Sudamericana.

Sardi se refirió, siguiendo a Siqueira Peres, a lo queer como formas de identidad que se distancian de lo normativo y hegemónico. A modo de ejemplo citó:

  • El niño gato. Triunfo Arciniegas y Dipacho, SM.
  • Flicts. Ziraldo
  • El vestido de mamá. Dani Umpi, Criatura Editora, 2011

En relación a los niños  sacer, pobres, indigentes, considerados desechables por los adultos, Sardi mencionó el libro:

  • No comas renacuajos. Francisco Montaño Ibañez, Babel Libros, 2012

Para finalizar, Sardi dijo que estas obras son ejemplos de una LIJ latinoamericana que presenta nuevas maneras de mostrar las masculinidades en los textos, permite repensar las infancias alejándose de los binarismos y los universalismos sexuales y tiene una mirada estética desde lo literario.

A su continuación expuso Lidia Blanco su ponencia El protagonismo femenino en obras literarias para niños y jóvenes que comenzó reflexionando sobre el modelo femenino ideal impuesto por instituciones religiosas muy severas.

Haciendo referencia al libro Mujeres: entre la globalización y la guerra santa compilado por Marta Vasallo remarcó que los derechos de las mujeres son avasallados por los regímenes teocráticos y el neoliberalismo económico del mundo globalizado. 

Se tensionan dos representaciones de la mujer: la mujer objeto, cuerpo sexualizado en oposición a la mujer cuyo mundo es su hogar, dedicada al marido y lo doméstico.

Señaló, además, que los espacios en los que crece una mujer, como por ejemplo, la escuela pueden obrar como liberadores o inhibidores.

Citó también a Michele Petit quien apuesta a la lectura como puente a la construcción de una identidad que pueda hacer frente a los medios de comunicación masivos y hegemónicos.

Entre los libros que provocan una ruptura con el estereotipo femenino impuesto, Lidia Blanco citó los siguientes, haciendo una breve referencia a cada uno de ellos en relación a la representación de la mujer:

  • Irulana y el Ogronte. Graciela Montes y Claudia Legnazzi, Libros del Quirquincho
  • La señora Planchita. Graciela Cabal, Sudamericana
  • Un puñado de semillas. Mónica Hughes, Ekaré
  • El año de la vaca. Márgara Averbach, Sudamericana
  • Finis Mundis. Laura Gallego, SM
  • El libro de todas las cosas. Guus Kuijer, Macmillan
  • La marca en la tierra, Graciela Rendon, Comunicarte.

Para finalizar mencionó además otra serie de títulos y sus personajes femeninos:

  • Maruja. Ema Wolf, Sudamericana
  • La tía Sidonia, Laura Devetach (En: Diablos y mariposas, Del Eclipse)
  • La casita azul. Sandra Comino, Comunicarte
  • Momo. Michael Ende
  • Matilda. Roald Dahl, Alfaguara
  • Tuerto, maldito y enamorado. Rosa Huertas, Edelvives

Al finalizar este foro María Teresa Corral y Pablo Medina, coordinados por Cecilia Repetti realizaron el Homenaje a Batriz Dourmec (escritora) y Ayax Barnes (ilustrador), una pareja de creadores inoxidable como anticipo de la exposición que La Asociación La Nube, ALIJA y Gabriel Barnes presentan en Tecnópolis.

Las jornadas continuaron ayer viernes con la apertura de la Gran Travesía: un recorrido guiado por especialistas a través de la Feria con el objetivo de “conocer, reconocer e investigar los libros y publicaciones que se exponen de acuerdo con algunos ejes temáticos y consignas”. Esta actividad que incluyó la presentación y la formación de grupos de trabajo, el recorrido propiamente dicho por la feria y la puesta en común y conclusiones se extendió durante toda la mañana hasta las 13 hs.

Por la tarde se presentó el foro Palabras que cantan. Poesía coordinado por Griselda Gálmez. Participaron del mismo Cecilia Bajour, María Cristina Ramos e Isol.

La ponencia de Cecilia Bajour se tituló Cantar(es) en plural en la cual abordó algunas cuestiones problemáticas en torno al poema a modo de continuación de su conferencia Nadar en aguas inquietas: una aproximación a la poesía infantil de hoy que pueden leer en Imaginaria haciendo clic AQUÍ. En relación a estas cuestiones problemáticas hizo referencia a lo musical en la poesía para niños en un sentido amplio y a la idea de pluralidad en la musicalidad poética.

La exposición de Bajour giró en torno a que no existe un modo musical esencial o único en la poesía para niños. Hay una tendencia generalizada que sitúa la musicalidad únicamente en la rima, separando el universo de la poesía en general de la poesía especialmente dirigida a los niños y las niñas.

Según la especialista, en lugar de puntualizar en la oposición absurda entre poesía rimada y verso libre, habría que reflexionar sobre la oposición entre las tendencias a la conservación y las tendencias al cambio en la poesía infantil, y reflexionar, además, sobre los encapsulamientos y los peligros de deshistorización, sobre las diferentes manifestaciones del vínculo existente entre la voz y la mirada en el libro.

Señaló también que en la lectura de un poema hay una semejanza con la lectura de una partitura: qué relación se manifiesta entre las palabras, la ilustración y el diseño gráfico. ¿Primero estuvieron las palabras y luego la ilustración?  ¿O es una autoría integral o quizá un diálogo cercano entre los autores? El punto es cómo abrir nuevos universos semánticos.

Basándose en Antonio de Campos y la poesía concreta, Bajour reflexionó acerca de la relación existente entre la significación, lo visual y lo sonoro, sobre el ser físico del poema para niños.

También habló de la actualización verbivocovisual que alude a tres dimensiones del poema: gráfico-espacial, acústico-oral y semántica. En este sentido mencionó a Décio Pignatari y a la visualidad y sonoridad del poema: “el ojoreja oye” (“O olhouvido ouve”). 

Posteriormente, Bajour fue citando algunos ejemplos de poemarios, leyendo algunos poemas y haciendo comentarios de cada uno de ellos:

  • El vuelo de Lucy (cuaderno de tareas). Gerardo Villanueva e Ixchel Estrada, FCE
  • Palabras manzana. Jorge Luján, ilustraciones de Manuel Marín, Anaya.
  • Cabía una vez. David Wapner. Ilustraciones de Juan Lima, Calibroscopio.
  • Loro hablando solo. Juan Lima, Comunicarte.

Cecilia Bajour también se refirió a los límites sinuosos entre poesía y prosa, entre la poesía que cuenta y la prosa narrativa. En este sentido citó los siguientes ejemplos:

  • Quiere a ese perro. Sharon Creech, FCE
  • El idioma secreto. María José Ferrada, Faktoria K
  • Nariz de higo. Roberta Iannamico, Pequeño editor
  • La camisa fantasma. Roberta Iannamico, Aerolitos

Es preciso mencionar que al inicio de su charla, Cecilia Bajour expresó su repudio a la masacre que está sufriendo el pueblo palestino en Gaza, pidiendo además por la paz. Es por ello que al tomar la palabra María Cristina Ramos comenzó leyendo el poema Luna llena (1) en el cual se manifiesta lo brutal que se esconde en algunos seres humanos y que nos acecha. Al finalizar la lectura del mismo, la autora comenzó con su exposición Es un soñado bien la poesía en la escuela que abordó -con su estilo lírico y cálido- como tema central la necesidad de leer poesía en la escuela, de que los chicos lean poesía, que los docentes lean y den de leer poesía.

María Cristina Ramos habló de la lectura como cobijo, de la lectura como juego, de la necesidad de establecer caminos lúdicos destinados a descubrir las palabras. Dijo, además, que los textos poéticos demandan la participación activa del lector en la construcción de sentido.

También señaló que el primer gran tropiezo de la poesía en la escuela es el encuentro con textos disfrazados con el nombre de poemas y que nada tienen que ver con la poesía, simples palabras vacías de sentido, música, silencio unidas por una rima.

El texto poético sugiere, regala reminiscencias de otros tiempos  y espacios. María Cristina leyó algunos ejemplos de textos disfrazados con el nombre de poemas y en contraposición leyó algunos poemas de Edith Vera.

Dijo entonces que la poesía atesora una riqueza sumergida que hay que ir a buscar. Lo poético es, además, una necesidad humana y nace donde se ovillan los secretos. También se refirió a que la poesía ha atravesado siglos de la historia de la humanidad y nos ha acompañado en nuestra soledad, la poesía trata de los lectores y su complejidad.

Para María Cristina Ramos la poesía “puede devolver el latido de la vida en zonas que fueron rozadas por la no vida, ya fuera muerte, orfandad, falta de acompañamiento en el crecer, dinámicas negativas de un ambiente difícil“.

Y entre otras cuestiones remarcó por qué leer poesía en la escuela. Por ello, les invito a escuchar un breve fragmento de su exposición en el que responde a ¿por qué leer poesía en la escuela?

Luego la autora se refirió a cómo hacer y en este sentido citó el libro de Andricaín y Rodrïguez Escuela y poesia: ¿Y qué hago con el poema? (2).

¿Cómo hacer? Escuchemos lo que dice María Cristina Ramos:

No hay que preocuparse de constatar en los chicos una comprensión minuciosa del texto poético, un poema no se explica -dice la autora- sino que se lee, se juega con él y al igual que en el juego se puede entrar y salir del texto, se trata de entrar en su materialidad, en sus aguas y a los docentes y mediadores nos debe bastar que los chicos salgan  de él “aunque sea habiendo adquirido parte de su complejidad, basta con que quieran repetir parte de esos versos, aún desconociendo el significado de algunas palabras, basta con que descubramos que se asoman al texto y se adentran en esa niebla que el poema tiende, que algo de ellos quede en suspenso en la lectura, basta con que vuelvan a pedir el libro que ya leyeron”.

Según Ramos, tanto los niños como los adultos debemos dejarnos llevar por “esos asomos de sentido que irán dibujando formas y sensaciones en nuestra subjetividad”.

María Cristina dijo que “la palabra poética abre espacio y da cabida a lo emotivo que nos define como humanos y a la subjetividad de que disponemos para captar de manera única las cosas y el mundo”, también que es una mirada que aúna lo cognitivo con el caudal de lo imaginario y que la función de lo poético es ponerle palabras a los descubrimientos, al dolor, a la alegría, a la esperanza, a los avatares de lo emocional. Dijo que “leer poesía dará palabras para sostener la casa del aire que nos sostiene, ese mundo que necesitamos para vivir en integridad”.

Al finalizar la exposición de la autora, continuó Isol quien con mucha frescura reflexionó acerca de cómo poner una imagen plástica a la imagen poética, cómo hacer para no cerrar con la ilustración los múltiples sentidos del poema. Isol destacó la necesidad de seguir en esa línea semántica abierta para que el lector lo pueda apropiar de diversas maneras. En este sentido, ella dijo que siente que la ilustración también tiene secuencia y ritmo, y que el ilustrador tiene un gran poder sobre la imagen que se lee.

Existen cantidad de juegos que se pueden hacer con las imágenes para llevar a un lector a repensar un poema, una historia. Por otra parte, dijo que el ilustrador puede estar diez páginas con una sola escena, mirando de un lado, del otro a diferencia del texto.

Para Isol la poesía es mucho más liberadora a la hora de dibujar, ya que el ilustrador tiene que llevar a una imagen, ideas (imágenes mentales múltiples) que no son muy explicables de otra manera.

A medida que Isol brindaba su exposición, nos iba mostrando sus ilustraciones tanto para textos de otros autores -como por ejemplo Jorge Luján- como para textos propios.

También hizo referencia a la integralidad del arte: de lo escrito, lo visual y lo sonoro y por ello, termino su presentación con un tema de su grupo musical.

Isol dibujando en el stand de Calibroscopio
Isol dibujando en el stand de Calibroscopio

Las Jornadas finalizaron con la presentación hermosa del grupo Unicanuez que es una banda de música infantil integrada por Margarita Artusi (voz y accesorios depercusión), Natalia Méndez (dibujos recortados y retroproyección), Germán Frers (piano, mandolina y melódica), Juan Lavagnino (percusión) y Antonio Santa Ana  (guitarras y voz). En esta oportunidad participó también Victoria Bayona.

Todos los temas de la banda están compuestos sobre poesías de María Cristina Ramos. Quienes quieran descargar el disco titulado Catapluplúm pueden hacer clic AQUÍ. ◘AM.

(1) Ramos, María Cristina. Desierto de amor y otros poemas. Buenos Aires: SM, 2013 (El baro de vapor)

(2) Andricaín, Sergio y Rodríguez, Antonio Orlando. Escuela y poesía. ¿Y qué hago con el poema? Buenos Aires: Lugar Editorial, 2009 (Relecturas)

Anuncios

Un comentario en “Se realizaron las 24.as Jornadas para docentes y mediadores de lectura

Los comentarios están cerrados.