Algunas lecturas sobre María Elena Walsh

Ayer fue el 86º aniversario del nacimiento de María Elena Walsh quien marcó un quiebre fundamental en el abordaje de la representación de infancia y de la literatura infantil argentina. 

Como señala Alicia Origgi (Origgi, 2004)

“Walsh fue la primera en tomar la literatura para niños, el teleteatro, la película apta para todo público y la canción popular que fueron en los años 60 considerados subgéneros de consumo masivo, para convertirlos en un espacio para la reflexión que provocan el humor y la transgresión del orden existente, difundiendo poesía con un registro coloquial, un lenguaje “de entrecasa”. Ha logrado demostrar que el arte puede llegar a las masas y tuvo una recepción en vastos sectores de público a los que no llegaban los escritores de su generación encerrados en una postura de “cenáculo”.

La cita de la autora pertenece a su libro Textura del disparate: estudio crítico de la obra infantil de María Elena Walsh.  El mismo fue publicado por Lugar Editorial en 2004.

La autora recorre toda la obra de Walsh a partir de una serie de categorías de análisis que giran en torno a conceptos fundamentales que la definen y, si bien el libro puntualiza en la obra para niños, Origgi también se refiere a su obra poética para adultos y otros discursos sociales incluyendo su incursión en los libros de lectura. Suma, además, la trayectoria de Walsh, año a año, desde 1930 hasta 2002, y una extensa bibliografía muy detallada y fundamental para todo aquel que desea profundizar en su estudio.

Origgi aborda también el teatro, las canciones musicales para chicos y adultos y su narrativa. En relación a su obra poética analiza la conexión entre su poesía y el nonsense, los recursos teóricos del disparate, su vinculación con el surrealismo y la función emotiva del lenguaje.

La lectura de este libro permite definir toda una poética de autor de la que emerge, como señala Mila Cañón (2015) “el juego con el lenguaje, el humor o el absurdo que suponen un lector implícito, ávido y activo, pero sobre todo respetado desde la construcción textual”. 

Su poética es analizada por Elena Stapich en el texto “María Elena Walsh y el idioma de la infancia”(2013) en el cual la autora desarrolla sus características fundamentales en torno al lenguaje, a saber:

  • El reemplazo del lenguaje “supuestamente castizo” por el rioplatense.
  • Uso de un lenguaje con un cierto anacronismo (“a la bartola”, “al tuntún”, etc.)
  • Palabras que se acortan, se agradan, se fusionan con otros vocablos o sufren cambios de vocales y de sílabas.
  • El disparate.
  • Su representación de infancia.

Es preciso destacar que cada uno de estos aspectos mencionados es desarrollado, ampliado y contextualizado por Stapich quien remarca el sentido lúdico del lenguaje:

“Su innovación más profunda consiste en haber sacado de los textos para niños la impronta del didactismo, para instalarlos rotundamente, en el territorio del juego y del lenguaje, o del juego del lenguaje”.

Stapich también se refiere a la mirada transgresora de María Elena Walsh quien encuentra el común denominador entre la tradición inglesa  y la española, reescribiéndolas.

Esto también lo plantea Alejandra Aracri (2010) en su escrito “El tema de identidad en la obra de María Elena Walsh”. Ella señala que

“MEW supo ver cuanto de común tenían dos formas tradicionales aún cuando tuvieran un tronco lingüístico distinto y pudo conjugar limericks y coplas con una gran naturalidad sobre todo porque no había en ella una voluntad de acopio nacionalista”.

María Adelia Díaz Rönner menciona la obra de Walsh en varios de sus ensayos y ponencias. En uno de ellos, específicamente en “Literatura infantil: prácticas culturales de la servidumbre” (Díaz Rönner, 2000)  se refiere a la inclusión de Tutú Marambá en el Repertorio de lecturas para niños y adolescentes, de Fryda Schultz de Mantovani, Beatriz Ferro y Lydia P. de Bosch publicado por Troquel en 1968 para luego citarlas. Dicen las autoras:

“Especialmente adecuadas para ser entonadas y acompañadas de mímica, las canciones de Tutú Marambá -muchas de ellas con música de la autora- harán las delicias de los niños en edad preescolar y la de los primeros grados de la escuela primaria (…).

María Elena Walsh opera desde otro ángulo: su irreverencia ante el idioma y la vida, que es alarde de travesura, conquista un plano poético cuyo encanto aprenderán los hombres por encima de la cabeza de sus hijos”.

Díaz Rönner aclara que se extiende en la cita por la “entusiasta aprobación que tuvo María Elena Walsh en la época de publicación de tres ‘especialistas’ de la Infancia, y a la lectura del hallazgo que la misma aportaba: el ‘juego’ con las palabras”.

En 2012 Alfaguara publicó el libro María Elena Walsh en la casa de Doña Disparate  con motivo de la exposición del mismo nombre organizada por la UNESCO y Villa Ocampo. El libro recoge la correspondencia entre María Elena Walsh y Victoria Ocampo, a la vez que presenta fotografías de Sara Facio.

En relación a Tutú Marambá, libro al que hacen referencia las especialistas citadas por Díaz Rönner, dice Victoria Ocampo en una carta enviada en 1961:

“Querida María Elena:

(…) La popularidad de Tutú Marambá en esta casa y en la de mi sobrino Bengolea es inmensa. Aquí las chicas de la casera de Sur (que vive en Villa Ocampo mientras se construyen las nuevas oficinas) se saben de memoria la historia del Gato Confite y de Doña Disparate.
El libro entero me encanta y también les encanta a las dos otras Victorias (López y Bengolea) y a Angeliquita y María Inés (…)”.

María Elena Walsh le responde a Victoria en una carta enviada el 21 de junio de ese año:

“Querida Victoria:

(…) Su encantadora carta llena de referencias sobre sus amigos lectores de Tutú Marambá se cruza telepáticamente con un proyecto de regalo que pensábamos hacerle con Leda. Se trata de lo siguiente: estamos preparando un espectáculo para niños que se va a llamar Canciones para Mirar o Las canciones de Morón Danga. Estará ilustrado en pantomima por Laura Saniez y pensamos que a usted le divertiría verlo en su casa en avant prémière, previa recolección de todos los niños de su vecindad y su familia (…)”.

Termino esta breve selección con una cita de Walsh que pertenece a su artículo “La seriedad de los niños” publicado en La Gaceta de Tucumán en 1956:

“Quizás ignoramos que todos los niños son serios. Unos trágicos, otros melancólicos, otros disimulados, siempre están más allá de la cárcel de tonterías en que pretendemos encerrarlos y distraerlos de la verdad. Este secreto sólo lo saben compañeros imaginarios, hojitas de jardín arrugadas en una mano sucia, zoológicos minúsculos en cajas de zapatos, en fin, todo ese universo que puebla y desampara la soledad de un niño. Su seriedad es un enigma que sólo nos pide culpabilidad y ternura”.

Foto que saqué en la 22º Feria del Libro Infantil y Juvenil en Buenos Aires, 2012.

Los invito a leer también:

Garralón, Ana. María Elena Walsh, o El discreto encanto de la tenacidad. En: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Disponible en: http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/mara-elena-walsh-o-el-discreto-encanto-de-la-tenacidad-0/html/fff73be4-82b1-11df-acc7-002185ce6064_2.html

Origgi, Alicia. Entrevista con María Elena Walsh. En: Revista imaginaria, Nº 19, 23 de febrero de 2000. Disponible en: http://www.imaginaria.com.ar/01/9/walsh2.htm

Origgi, Alicia. El placer de crear, con integridad. Revista imaginaria, Nº 19, 23 de febrero de 2000. Disponible en:  http://www.imaginaria.com.ar/01/9/walsh1.htm

Pauls, Alan. Hacer huella. En: Suplemento Radar, Página/12, 16 de enero de 2011. Disponible en: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/subnotas/6762-1314-2011-01-16.html

Rodríguez, Antonio Orlando. Transgresión y poética del absurdo en María Elena Walsh. Disponible en: http://www.cuatrogatos.org/docs/articulos/articulos_214.pdf

Sotelo, Roberto. La obra de M. E. Walsh: Bibliografía, discografía, premios, etc. Recopilación. En: Revista imaginaria, Nº 19, 23 de febrero de 2000. Disponible en: http://www.imaginaria.com.ar/01/9/walsh3.htm

“Walsh, María Elena”. En: Soriano, Marc. La literatura para niños y jóvenes: guía de exploración de sus grandes temas. Buenos Aires: Colihue, 2010.

Bibliografía

Aracri, Alejandra. “El tema de identidad en la obra de María Elena Walsh”. En: Blake, Cristina y Sardi, Valeria (comp.). Literatura argentina e infancia : un caleidoscopio de poéticas.  La Plata : Vuelta a Casa, 2010. Disponible en: http://jornadasplan.fahce.unlp.edu.ar/II-jornadas-2010/Actas%202010.pdf

Cañón, Mila. (2015). “Poéticas de autor y problemas de la LIJ”. Material de cátedra. UNMdP.

Díaz Rönner, María Adelia. “Literatura infantil: prácticas culturales de la servidumbre”. II Congreso Internacional de Teoría y Crítica Literaria, Universidad Nacional de Rosario, 18 al 20 de octubre de 2000. En: Díaz Rönner, María Adelia. La aldea literaria de los niños: problemas, ambigüedades, paradojas. Córdoba: Comunicarte. (La ventana indiscreta).

María Elena Walsh en la casa de Doña Disparate. – 1a. ed. – Buenos Aires: Alfaguara, 2012

Origgi de Monge, Alicia E. Textura del disparate: estudio crítico de la obra infantil de María Elena Walsh. Buenos Aires: Lugar, 2004. (Relecturas).

Stapich, Elena. “María Elena Walsh y el idioma secreto de la infancia”. En: Stapich, Elena y Cañón, Mila (comp.). Para tejer el nido: poéticas de autor en la literatura argentina para niños. Córdoba: Comunicarte, 2013. (Pedagogía y didáctica).

Walsh, María Elena. “La seriedad de los niños”. La Gaceta de Tucumán, 1956. En: Walsh, María Elena. Desventuras en el país jardín de infantes: crónicas 1947-1995. Buenos Aires: Seix Barral, 1995.