Porque leer es un derecho y leer literatura es un arma poderosa que eleva la conciencia y nos libera… Porque el niño tiene derecho a ella… Porque es la puerta a la lectura para toda la vida… Porque, como dice Ernesto Sábato, leer agranda el deseo y el horizonte de la vida…

Comparto con Christine Nöstlinger su apreciación sobre la literatura infantil manifestada durante la entrevista realizada por Luisa Mora para El Urogallo en 1993. Dice la autora:

“La literatura infantil no es una pastilla pedagógica envuelta en papel de letras, sino literatura, es decir mundo transformado en lenguaje”.

Hablamos de un mundo transformado en lenguaje, de un lenguaje que nos permite encontrarnos, encontrar al otro, y encontrar a los otros que nos habitan. Un lenguaje acompañado de otras formas de comunicación que apelan a todos nuestros sentidos, y que nos lleva a incluir también las ilustraciones, las animaciones, la música, los juegos, las representaciones y variadas formas de expresión que se fusionan para enriquecer el mundo literario infantil.

Rimas, poesías, canciones, trabalenguas, ilustraciones, animaciones, retahílas, cuentos se complotan para llevar al lector a un espacio de libertad y le proponen soñar, reflexionar, indagar, cuestionar, en definitiva recrear una historia o sus propias vivencias.

Para el adulto la literatura infantil es clave porque le permite recuperar el niño interior, recrear su propia historia de vida, entender al niño que fue y, también, a los otros niños. Culturalmente se plantea como una defensa de los dialectales de cada nación, recupera la tradición, la identidad y nos abre un mundo para conocer, comprender y valorar.

Debido  a lo importante que ha sido -y continúa siendo- la literatura infantil en mi vida, decidí hacer un perfil en Facebook para difundir todo lo que está a mi alcance en relación a la LIJ y, también, tender puentes.  De dicho perfil nació  en este blog.

En definitiva, el mismo pretende ser un espacio de comunicación para todos los que valoramos la literatura infantil en toda su dimensión porque es literatura, y porque creemos en la capacidad lectora del niño… de ese niño lector, creativo, único, capaz de reelaborar desde su propia experiencia y mundo interior la obra y su vida.

Alejandra Moglia