Diccionarios de autores

Anuncios

3 pensamientos en “Diccionarios de autores

  1. Yo también use el libro volador en primer grado en 1971, mi señorita era Carmen y el libro estaba escrito para crecer con criterio propio. Todavía lo tengo. Me gustaría conocer la cara de su autor, busque en google y solo encontré a Atilio Veronelli el actor, quien por su edad, no puede ser el autor. Alguien sabe quien es y lo puede pasar? Si el autor lee esto, lo felicito 45 años después, aunque siempre que lo recuerdo le rindo homenaje. Gracias!

  2. Mi señorita, Carmen también tuvo mucho que ver con mi educación por su elección de este libro. Además recuerdo que también nos llevó al teatro a ver el “Globo Rojo”, film que me abrió la cabeza a la creatividad y la libertad. Gracias Señorita Carmen!

  3. Creo que toda obra escrita es admirable, pues uno puede adentrarse en la mente e imaginación del autor sin importar las diferencias en todos los ámbitos que se puedan tener de dicha obra. Es destacable el hecho de poder criticar, no la obra, si no mas bien las metodologías empleadas por los educadores para enseñar comprensión de lectura por medio de estos libros y mas en particular este, pues en la mayoría de los casos los niños saben el significado de todas las palabras de denominación común que en esta obra encuentra; en mi opinión la metodología usada no esta basada en un método científico que pueda comprobar de una forma objetiva los beneficios de hacer frases con palabra extrañas inexistentes, o hacer coplas , lo que resulta ridículo y canson a nivel mental y psicológico para los estudiantes, creo firmemente que a la hora de enseñar figuras literarias podrían los educadores abandonar un plan de enseñanza pobre, jarto, y falto de ética y ser mas profesionales y científicos a la hora de enseñar un método, sin importar su área de estudio.El sopor, la sedentarizacion de todas las actividades son responsabilidad de los educadores sedentarios en su mente, ética y profesión y cansan a las nuevas mentes con preguntas estúpidas y trabajos ridículos que carecen de sentido e interés para cualquier persona.En el caso de mi país Colombia los profesores solo se esfuerzan para pedir aumentos en sus sueldos con una doble moral que deshonra su propio oficio, lastimosamente son pocos los buenos que hacen la diferencia.

Los comentarios están cerrados.