El pastor de nubes, de Pedro Villar y Miguel Ángel Díez

Escribo para recomponerme, para encontrarme, para responder preguntas que no tienen respuesta, para no sentir el frío de la noche, para vivir las historias que sueño o me sueñan.

Pedro Villar

En una entrevista que tuve la oportunidad de hacer en octubre de 2010, Pedro Villar dijo:

El germen de la lectura nace a partir de las historias que me contaba mi abuelo Pedro y las canciones y coplas populares que escuchaba a mi madre cuando vi que los libros traían también cuentos, canciones, adivinanzas, poemas populares como los que me contaron y cantaron.

Y, más adelante, señaló:

Escribir con toda la libertad que nos ofrece la palabra.

La historia de este relato poético gira en torno a Nino, un niño pastor que soñaba conocer el mar y ser pastor de nubes. A pesar de las diferencias con su papá, para quién las palabras se las llevaba el viento, Nino buscaba en la naturaleza las palabras escondidas en los murmullos del bosque, en los silbidos del viento, en el canto de los pájaros, encontrando así palabras sueltas, palabras del fuego, del aire, del agua y de la tierra. Sin embargo, todo cambia cuando se encuentra con un contador de historias quien le enseñará a recoger las leyendas perdidas, las canciones del valle, las historias solitarias, a descubrir la esencia del vuelo y los sueños.

En el Pastor de nubes, Pedro Villar ha escrito con toda la libertad, la belleza, la sensibilidad y la diversidad que ofrece la palabra, con toda la riqueza del lenguaje. 

Es un bello y profundo tributo a la oralidad, a cada uno de los narradores que nos han despertado a la literatura, a la lectura y su magia, un tributo a su infancia, a su mamá y a su abuelo Pedro.

El relato es una defensa de los sueños y del valor que tiene la palabra en nuestras vidas y en nuestra historia personal y colectiva, y también de la poesía porque quien lea El pastor de nubes, encontrará junto a Nino, poesía y canto en todo lo que nos rodea y nos habita y, también, mucha ternura.

Miguel Ángel Díez es el otro autor de esta historia quien la relata a través de sus ilustraciones cuyo sello personal tan característico las hace únicas y maravillosas, y al igual que el texto, también llenas de ternura, magia y belleza. El predominio de los tonos azules en contraste con los marrones y verdes le dan el marco onírico a la historia, ese marco en el cual el lector puede lanzarse al vuelo y a la búsqueda de historias escondidas en total libertad. Algunas de estas ilustraciones pueden verse en el blog de Kalandraka.

El libro ha sido publicado recientemente en la colección Siete Leguas de Kalandraka, editorial que se caracteriza por tener ediciones muy cuidadas, de gran belleza y calidad literaria. El pastor de nubes es un libro para soñar.◘ Alejandra Moglia

Ver también:

 

About these ads

Un pensamiento en “El pastor de nubes, de Pedro Villar y Miguel Ángel Díez

  1. Pingback: Blog K

Los comentarios están cerrados.